sábado, 30 de enero de 2016

APEC, Nuevamente en el Perú

Tal como en el 2008, el Perú volverá a ser sede en el presente año de la cumbre anual del Foro Económico Asia-Pacífico (APEC por su sigla en inglés), bloque conformado en el año 1989 por los países ribereños del océano Pacífico con el objeto de intensificar el comercio entre ellos.

En total son veintiún participantes, entre ellos varias de las principales potencias económicas del planeta y también varias de las más dinámicas. Allí están Estados Unidos, China, Japón, Rusia, Canadá, Corea del Sur, Australia, Tailandia, Indonesia, Vietnam, Malasia, Filipinas, Taiwán, Hong Kong, Singapur, Brunei, Papúa Nueva Guinea, Nueva Zelanda, México, Chile y nuestro país.

Todos ellos coinciden en el afán de incrementar todo lo posible la apertura económica y la competitividad, como piedras angulares de un comercio cada vez más libre y amplio.

Ese empuje y esa voluntad han permitido que la cuenca del Pacífico se convierta, y luego se consolide, como la zona de mayor protagonismo en la economía mundial (su PBI representa el 60% del total) y también la de mejores perspectivas. Quedaron atrás los años en que se le consideraba marginal y alejada, incapaz de hacerle sombra a la poderosa cuenca del Atlántico, pues ahora más bien es reconocida como el centro de la economía y la gran protagonista. No en vano ha sido la base para constituir (con la decisiva participación de doce de sus miembros), el TPP (Acuerdo de Asociación Trans Pacífico ), llamado a ser la zona de libre comercio más grande del mundo.

Nuestro país, que se adhirió a la APEC en el año 1998, ha sido desde entonces uno de los que mejor han expresado el espíritu de éste, al haber enfatizado la apertura comercial (prueba de lo cual son sus numerosos TLC) y el afán por la competitividad y un manejo macroeconómico sano, y haberse erigido como uno de los de mayor crecimiento productivo.

Eso explica que en el transcurso de apenas ocho años haya vuelto a ser designado anfitrión. A tal efecto, ayer se efectuó la ceremonia de lanzamiento del proceso que concluirá en ese magno evento, que tendrá lugar en noviembre. El lema que identificará a nuestra cumbre será “Crecimiento de calidad y desarrollo humano”.



Hace muy bien nuestro país al esforzarse para ganar presencia y notoriedad en un bloque tan importante. La inversión que efectuará, ascendente a US$ 20 millones, no será nada frente a los beneficios derivados del evento, no sólo por las 18 mil personas que se espera lleguen para tomar parte de él, sino por la excelente imagen de país serio que se proyecta organizándolo. Una imagen que refuerza la ya lograda con la cumbre del 2008, con la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP20) llevada a cabo el año 2014, y con las Juntas Anuales de Gobernadores del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, efectuadas en el 2015.



El comercio y los flujos de inversiones derivados de la integración sana con la economía mundial son elementos fundamentales para el crecimiento de los países y el ansiado desarrollo. El APEC es un excelente vehículo para tales logros, y por ello el Perú no se equivoca al intensificar y darle protagonismo a su participación en él.

1 comentario:

  1. LO BUENO ES QUE YA HAY UN PALACIO DE CONGRESOS, SE CELEBRARA AHI?

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog