martes, 12 de enero de 2016

Siete Grandes de América Latina: Riesgo País (Enero 2016)

Los crecientes problemas de China, la intensificación de la política monetaria de Estados Unidos, la fuerte apreciación del dólar, la caída de los precios de los commodities, la inestabilidad política en varios centros neurálgicos y otras complejas circunstancias internacionales vienen afectando de diversas formas a las economías de todo el mundo, particularmente a las emergentes.

América Latina es una de las zonas más negativamente impactadas, con la disminución y encarecimiento de los flujos de capital que requiere, la postergación de importantes inversiones, el alza de sus precios internos por efecto de la depreciación de sus monedas y, en fin, con una fuerte desaceleración, que comienza a generarle problemas fiscales.

Eso se refleja en el riesgo-país, indicador que señala la probabilidad de que un país incumpla el servicio de su deuda. Dicha evaluación se deriva de su situación y desempeño fiscal, macroeconómico, externo y también político, pues estos factores definen sus perspectivas de captar inversiones, crecer, mejorar sus ingresos y por ende incrementar su capacidad de pago.

Existen diversas herramientas para medirlo, siendo una de las más empleadas el denominado EMBIG (Emerging Market Bond Index Global o Índice Global de Bonos de Mercados Emergentes) o EMBI+. Éste toma en cuenta la diferencia de rendimiento entre los bonos en dólares emitidos por el país en evaluación y los del Tesoro de Estados Unidos (considerados los más seguros del mundo). A más diferencia, mayor nivel de riesgo.

Veamos, con datos al 5 de enero proporcionados por nuestro Banco Central de Reserva (BCR), cómo marchan las siete principales economías de la región en el tema (ya que disponemos del dato de Ecuador, también lo hemos incluido).

La del Perú es, como podemos ver, la menos riesgosa, con un EMBIG de 236 puntos básicos (2.36 puntos porcentuales). Pese a ser una de las más golpeadas por la caída de precios, continúa creciendo, manteniendo su estabilidad y también su capacidad de pago, lo que es apreciado por los mercados.

Le sigue la de Chile, y, bastante más atrás, las de México y Colombia.

La mayor novedad en este indicador la constituye Argentina, que desde su cambio de gobierno, y de modelo económico, ha experimentado una sustancial reducción de su indicador, a tal punto que ya dejó atrás a Brasil.

Éste último país, en cambio, viene afrontando una situación económica bastante grave, en la que confluyen una recesión que por su duración e intensidad va camino a convertirse en depresión, una inflación que en lugar de ceder se incrementa, y un panorama político enormemente ensombrecido por casos de corrupción, que podrían propiciar la caída de la presidenta Rousseff.

Ecuador y Venezuela registran, de lejos, los mayores niveles de riesgo. El primero, conocido por sucesivos defaults, posee desde hace bastante tiempo una muy mala imagen ante la comunidad financiera internacional. Venezuela, por su parte, se halla en una situación crítica, sumida en la hiperinflación y una fortísima recesión, resultantes de una pésima política económica de tendencia populista. En ambos países, la dramática caída del precio del petróleo, su principal fuente de divisas e ingresos fiscales, constituye un devastador golpe. En Ecuador los padecimientos también tienen mucho que ver con su condición de economía dolarizada, en un contexto en el que la moneda norteamericana se está apreciando fuertemente, reduciendo considerablemente la competitividad externa del país.

8 comentarios:

  1. Aun recuerdo cuando hacian pedazos a Humala, de que el pais seria el mas riesgoso de la region, nadie invertiria, toda EPENSA y sus esbirros repitiendo lo mismo...
    El nacionalismo termina el gobierno con 85% de la red nacional asfaltada, riesgo pais el menor de la region, reservas internacionales arriba de 60 mil millones, crecimiento alto comparado con la region, al cesar lo que es del cesar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Humala se le criticó duramente, con toda justificación, porque anunciaba un programa económico totalmente diferente al que luego llevó a cabo. Si lo hubiera aplicado, la realidad sería muy distinta a la actual, y seguramente mucho más parecida a las muy lamentables de Venezuela y Brasil. Afortunadamente para el país, aparecieron personas como Vargas Llosa que lo presionaron para que abandonara esos planteamientos y a todo su equipo económico de ideas absurdas e hiciera lo correcto y sensato. No había necesidad de ser esbirro de nadie para plantear que el gobierno iniciado el 2011 hiciera lo que le convenía al país, en lugar de aquéllo que ha fracasado mil veces en todas partes del mundo.

      Eliminar
    2. Bueno, Desarrollo Peruano (DP), al gobierno de Humala le siguen lloviendo garrotazos en una campaña de linchamiento que solo se entiende desde la fijación sectaria de la prensa y opinión más conservadora del Perú, la que encarna la prensa concentrada y su cohorte de mezquinos opinadores (especialmente los económicos). Concuerdo con el amigo del 1er mensaje: El gobierno de Humala lo ha hecho mucho mejor de lo esperado dadas las circunstancias y entregará al próximo gobierno un país sano y funcionando. Quien no quiera reconocer esto, solo será por falta de hidalguía y mucha piconería. Y, quizás, DP quiera argumentar con el tema de las agendas o propalar un poco más el mito de la "gran corrupción humalista", pero lo único importante que tienen contra el gobierno es el tema de las agendas y amén que se trataría de dinero extranjero -seguramente venezolano- no es ningún dinero peruano salido de las arcas públicas. Las dichosas agendas son 'peccata minuta' si la compramos con los asuntos de cualquiera de los tiburones, ahora candidatos presidenciales, que tanto jalean con entusiasmo sus amigos de la 'concentración', esos si hincaron rico el diente en el erario público del Perú.

      Eliminar
    3. Por supuesto que el gobierno de Humala lo ha hecho mucho mejor de lo esperado, pues lo esperado inicialmente (y que motivó las duras y justificadas críticas de los medios, incluido este blog) fue lo que se proponía en La Gran Transformación, con un programa económico heterodoxo muy afín al de Brasil y Venezuela (países que hoy afrontan muy graves problemas). No hay que olvidar que el jefe de su plan de gobierno era el conocidísimo heterodoxo Félix Jiménez, y que la izquierda radical estaba sumamente entusiasmada con lo que se anunciaba. Felizmente, y gracias a valiosas recomendaciones y emplazamientos de Vargas Llosa, Toledo y otros personajes influyentes, y a la gran capacidad de persuasión de técnicos y asesores inteligentes, como el ministro Castilla, él aceptó dejar de lado esa absurda idea inicial y desarrollar el plan que hemos presenciado a lo largo de estos años. Ese plan y ese modelo fueron los que permitieron un buen manejo macroeconómico y la disponibilidad de recursos para hacer (o propiciar por parte del sector privado) abundantes obras, las que todo el mundo reconoce.

      Es mentira que la prensa esté linchando al gobierno por los resultados económicos, pues toda ella reconoce el mérito de Humala de haber hecho caso omiso a los cantos de sirena de la izquierda radical y haber mantenido al país en la ruta correcta. Esa prensa también reconoce que el contexto global no ha ayudado y que lo alcanzado, pese a no ser lo ideal (pues faltó más decisión para apoyar grandes inversiones como Conga y Tía María), constituye un avance.

      Las mayores críticas en el aspecto económico más bien provienen de la izquierda radical, ésa que en su momento fue (bien) desembarcada del equipo económico del gobierno y que hoy habla de traición al programa inicial y de derechización del partido nacionalista.

      Las críticas e investigaciones por el caso de las agendas son perfectamente válidas, y no pueden obviarse, por mucho que se simpatice con el gobierno y se ponga las manos al fuego por él. La prensa hace bien al investigar ese caso, como también lo hizo apropiadamente en los casos de las firmas falsas (El Comercio) o corrupción (Canal N) en el gobierno de Fujimori, o los más recientes de Toledo y García. Es falso que la prensa se esté ensañando con Humala. Simplemente está actuando como corresponde cuando hay fuertes indicios de delito, tal como ya lo hizo en gobiernos anteriores.

      Eliminar
    4. Es justo esa persistencia argumental de traer a cuento lo que dícese el primer Humala hubiera realizado en política económica, lo que hace visible la aniadversión sectaria (ideológica, sin ancla en la realidad)que guió y guía la opinión sobre el gobierno de Humala. En ningún momento llevo adelante políticas que no encajaran o fueran necesarias al desarrollo del modelo y si alguna iniciativa aislada hubo tampoco llego a puerto. Nuestra economía estaría incluso un poco mejor si la claque mediática y su pandilla de opinólogos no se hubiesen dedicado a tirarse de las mechas poniéndose de todos los colores por cualquier quítame estas pajas y hubieran bajado un poco los incansables decibelios de sus profecías catastrofistas, incluso cuando al mismo tiempo la prensa internacional nos echaba flores. Griterío que seguramente contó con el mohín del poder económico. A Humala jamás se le perdonará haber llegado al poder sin su permiso, es decir sin haber besado el anillo de los amos del Perú, con la rodilla hincada a tierra. Humala es un pájaro con fortuna pero sin cabeza, un pobre diablo, pero no es un ladrón ni un sinverguenza y su mujer es básicamente una arribista. Su gobierno no tuvo mala intensión, queriendo o no, y sus equipos de gobierno han sido, especialmente los vinculados a la producción, bastante acertados. Por último, no es en absoluto cierto que la gran prensa peruana y sus vericuetos televisivos acepten ni con la boca chiquita que el gobierno de Humala no solo no ha perjudicado la economía peruana, sino que la ha defendido y fortalecido en tiempos de viento en contra.

      Eliminar
    5. Bla bla bla. Humala mintió, no hizo lo que dijo que iba a hacer (felizmente). El país está más inseguro que nunca. La inclusión social no ha mejorado sustancialmente como tanto publicitó haría. La educación en el congelador. La sensación de desgobierno ha sido la identidad de su mandato. Mucha letra para tapar lo que todo peruano sabe y vive a diario, excepto claro, los partidarios fanáticos que luchan su puesto más beneficios "inmolándose" públicamente.

      Eliminar
    6. El nacionalismo ha dejado huella de que se puede hacer infraestructura masiva y tener programas sociales con certificacion ISO, dentro del mismo modelo, y eso les revienta, por eso lo critican.
      Este pais es de los peruanos como el tayta caceres, belaunde, velasco, bolognesi, no gente que vive en las quimeras de querer ser algo que nunca seran, europeos de segunda clase.
      Este pais gobernado por Peruanos renace como potencia sudamericana, imparable, no hay manera que esto regrese a ser chacra de 5 gatos que nunca se sintieron peruanos.

      Eliminar
  2. El Perú es un país digno de admiración que hace tiempo ya dejó de ser un patito feo en la región. Y ahora nada tenemos q envidiar

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog