martes, 23 de febrero de 2016

Un Muy Débil 4to Trimestre en Materia de IED

La inversión extranjera directa (IED), aquélla que arriba al país para enfocarse mayoritariamente en los proyectos de largo plazo y construir capacidad productiva, no cerró de la mejor manera el año 2015.

Así lo muestran las cifras publicadas hace un par de días por el Banco Central de Reserva (BCR), las cuales señalan que el monto por este concepto correspondiente al último trimestre apenas alcanzó los US$ 193 millones, el más bajo en muchos años.

El resultado es explicable, en un contexto en el que los precios de nuestros principales minerales se han reducido considerablemente, mientras que el costo del crédito, afectado por la nueva política monetaria de Estados Unidos, experimenta presiones al alza. Todo ello viene impactando la rentabilidad de las empresas del sector y llevándolas a ser más cautelosas en sus planes de inversión.

Los préstamos netos con la matriz (diferencia entre los montos de préstamos recibidos de ésta y los devueltos) fueron los que frenaron el indicador, al ser negativos en nada menos que US$ 1,449 millones, algo que no había ocurrido en los últimos dos años, y que revela una reevaluación de estrategias. Ante el incierto panorama externo, algunas empresas vienen extrayendo recursos de sus filiales para destinarlos preferentemente a operaciones en sus sedes.

En cambio, los aportes y otras operaciones de capital (dinero fresco que entra a los proyectos o empresas) se mantuvieron en un aceptable nivel de US$ 1,021 millones (muy superior al de los dos primeros trimestres), en tanto que las reinversiones (utilidades que en lugar de ser repatriadas se emplean para seguir ampliando la capacidad instalada y atender otros requerimientos) ascendieron a nada desdeñables US$ 620 millones.

Así, las cosas, el monto de IED llegado al país en el año ascendió a US$ 6,881 millones, siendo el menor de los últimos seis años.

Por su parte, el stock total acumulado alcanza los US$ 86,114 millones, que equivalen al 45% del producto bruto interno.

Sin duda, la noticia no es la mejor, especialmente en circunstancias que la balanza comercial se halla en un nivel fuertemente negativo y presiona nuestras cuentas externas. Esperemos que el año actual permita lograr, de la mano de importantes proyectos como la Línea 2 del Metro de Lima, el aeropuerto de Chinchero, el gasoducto del sur y otros, niveles más elevados de esta fundamental fuente de recursos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog