sábado, 12 de mayo de 2018

El Perú en el Ranking Latinoamericano: Crecimiento Acumulado del PBI 2001-2017

Continuando con el análisis de la interesante información publicada por el FMI en su último World Economic Outlook, hoy veremos la evolución del producto bruto interno (PBI) de los países de nuestra región a lo largo del presente siglo.

Se trata de crecimiento real y en términos de la moneda nacional, es decir, aquel que no está afectado por la inflación ni por las variaciones del tipo de cambio. En primer término presentamos la tasa de variación en cada uno de los años de la presente centuria, desde el 2001 hasta el 2017. Luego, a modo de resumen, consignamos cuántas veces ha crecido el PBI en dicho período, y por último la tasa promedio anual lograda.

Podemos ver que Panamá es, a considerable distancia de los demás, el país que más se viene expandiendo, con una tasa promedio anual de nada menos que 6.32% que le ha permitido casi triplicar el producto que tenía el año 2000. Gran mérito del pequeño país centroamericano, que además de haberse valido del empuje que le proporcionó la ampliación de su fabuloso y estratégico canal interoceánico, ha sabido seguir atrayendo la inversión privada en otros múltiples ámbitos, desde el comercial hasta el financiero.

Afortunadamente, el Perú también destaca en esta tabla, situándose segundo. En efecto, gracias a una tasa promedio anual que (no obstante los débiles datos de los últimos años) se ubica en 5.07%, ha logrado un PBI que más que duplica al de inicios del siglo. A corta distancia le sigue República Dominicana, y luego Bolivia y Costa Rica.

Colombia registra un crecimiento promedio nada desdeñable, de 3.97%, en tanto que Chile y Ecuador obtienen guarismos de 3.79%.

Los tres países con las economías más grandes registran tasas promedio bastante más bajas: Argentina una de 2.49%, Brasil una de 2.34% (ambos afectados por los malos resultados de los últimos años, cuando sus economías heterodoxas revelaron sus gruesas falencias) y México una de apenas 2.01% (que se pensaba levantar con las importantes reformas de apertura de sus sectores energético y de telecomunicaciones, pero que lamentablemente ha sido afectada por la confrontacional política de su vecino y principal socio comercial Estados Unidos).

Las tasas de crecimiento de los dos países del fondo de la tabla reflejan situaciones dramáticas. La de El Salvador es a todas luces insuficiente para uno de los países más pobres de la región, que para dejar atrás tal situación requeriría crecer mucho más.

La de Venezuela, por su parte, revela el colapso de un modelo económico catastrófico, que destrozó el aparato productivo, y que ha dejado como lamentable consecuencia una economía que no sólo no ha crecido nada, sino más bien es más pequeña que la de hace diecisiete años. Ese desastre, resultante de un decrecimiento anual de 0.10%, es aún más terrible si se considera que en ese lapso de tiempo la población aumentó más de 30%, a una tasa anual superior al 1.5%.

3 comentarios:

  1. Felicidades AL Perú , q pronto volverás a crecer por tasas de 5% conservando la media.

    ResponderEliminar
  2. Si Evo es rojo caviar terruco chavista???
    Por que bolivia crece mas que el Peru desde los ultimos 5 años?
    La region esta enc risis y nunca mencionas que Bolivia le gana en crecimiento al Peru.
    Que bueno que pones el cuadrito, alli no hay manera de negarlo o esconderlo.
    Algo estaran haciendo bien?
    Tienen en % mas reservas que nosotros??
    Tienen menor % de deuda que nosotros??

    Tu respuesta... Chavez malo chavez chavez.. venexuela cuco...

    Ahora el precio delpetrolo 70 dolares, los venezolanos se regresan a veneuela a que les den su taper como les daban antes...

    Sigue subiendo el petroleo, mas tapers...

    ojala publiques.saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este blog no tenemos nada contra Bolivia ni contra ningún otro país que haga las cosas medianamente bien en el aspecto económico y del desarrollo. Si no la mencionamos demasiado es simplemente por la falta de tiempo y espacio, y porque la mayor parte de nuestra atención está centrada en las siete principales economías de la región. Esa es la razón por la que tampoco mencionamos demasiado a Panamá (pese a que crece mucho más que todos los demás países latinoamericanos) ni a República Dominicana (que crece más que Bolivia), ni a Costa Rica, Honduras o Paraguay, que en los últimos años han venido creciendo más que el Perú. Deje de lado su repetitiva necedad.

      Y sí, Bolivia está haciendo bien muchas cosas, como lo hemos afirmado en más de una oportunidad. Eso explica que tenga una inflación bastante baja, reservas muy considerables (que sin embargo representan un ratio RIN/PBI menor al peruano), una deuda pública externa reducida (pero con un ratio mayor al peruano) y una calificación crediticia cada vez mejor (aunque, claro, muy inferior a la peruana). Está claro que su presidente Evo Morales, si bien en el papel defiende al chavismo y despotrica del capitalismo, se cuida mucho de no perpetrar las mismas torpezas económicas que este, y trata de llevarse bastante bien con el sistema. Eso es elogiable. Pero sería más elogiable que, en lugar de apañar lo que hace su colega bolivariano, le recomendara cambiar de rumbo.

      En cuanto a los venezolanos y los taper, su encendida defensa del chavismo (que hace que se ofusque terriblemente cada vez que aquí criticamos cada uno de sus innumerables despropósitos) no debería llevarle a insultar a las personas de ese país, que no están fugando porque se les niegue un taper de comida, sino porque un gobierno delincuencial ha destrozado su economía, y con ello toda posibilidad de progreso. Es bastante ruin referirse en esos términos a tan tremendo drama humano.

      Por lo demás, su argumentación no resiste el menor análisis, pues el petróleo está subiendo desde hace muchos meses, mientras la producción en el desastroso régimen chavista no deja de caer. Además, no confunda usted un aumento de precios originado por circunstancias coyunturales con lo que a largo plazo viene aconteciendo en el mercado petrolero, donde el incremento de la oferta por la aparición del shale oil y una paulatina ralentización de la demanda derivada del avance de fuentes sustitutas (como las eólicas y solares) o de la paulatina sustitución de autos a gasolina por eléctricos están configurando un escenario bastante sombrío para el precio del hidrocarburo.

      Eliminar

Temas tratados en nuestro blog