jueves, 9 de septiembre de 2010

Perú: Puesto 73 en Competitividad Global

El World Economic Forum (WEF-Foro Económico Mundial), importante institución internacional de análisis, publicó hoy su esperado Informe de Competitividad Global 2010-2011, en el que evalúa el desempeño, en esta materia, de 139 naciones, y plasma sus resultados en un interesantísimo ranking.

La competitividad no es otra cosa que la capacidad de competir. Y esta capacidad se obtiene a través de muy diversos elementos: una buena infraestructura, una economía manejada con prudencia, un sector empresarial dinámico, un adecuado nivel educativo, un aceptable nivel de desarrollo tecnológico, instituciones respetables, una fuerza de trabajo bien capacitada, un sistema financiero solvente, y otros factores fundamentales, que son los que el WEF toma en consideración para su análisis. Cuanto más competitivo es un país, mayor es su capacidad para incursionar en nuevos mercados, así como para hacer frente a las amenazas provenientes de fuera, ya sea que se trate de competidores poderosos o situaciones internacionales difíciles. Por eso resulta importantísimo tener una buena calificación en esta materia.

Como podemos ver a continuación, para elaborar su ranking, el WEF lleva a cabo una evaluación sumamente rigurosa y detallada de los países. Para ello se basa en tres grandes aspectos, cada uno de los cuales considera, a su vez, varios pilares o rubros específicos:
  1. Requisitos Básicos. Incluye cuatro pilares:
    • Instituciones
    • Infraestructura
    • Ambiente macroeconómico
    • Salud y educación primaria
  2. Mejora de la Eficiencia. Considera seis pilares:
    • Educación superior y entrenamiento laboral
    • Eficiencia en los mercados de bienes
    • Eficiencia en el mercado laboral
    • Desarrollo de los mercados financieros
    • Disposición tecnológica
    • Tamaño del mercado
  3. Factores de Innovación y Sofisticación. Abarca dos pilares:
    • Sofisticación de los negocios
    • Innovación
La puntuación en los rubros mencionados va desde 1 (la peor calificación) hasta 7 (la mejor).

Ahora, vayamos a los resultados. Al igual que en el 2009, el ranking es encabezado por Suiza, pequeño pero muy desarrollado y super competitivo país europeo, que obtiene 5.63 puntos. Le siguen Suecia (5.56 puntos), que mejoró dos posiciones, Singapur (5.48), Estados Unidos (5.43) y Alemania (5.39). En cambio, los últimos de la lista son los países africanos, cuyo bajísimo nivel de desarrollo va de la mano de su escasísima competitividad. Chad, el menos competitivo de todos, apenas obtiene 2.73 puntos.

El Perú, subiendo, ya está en el puesto 73 (hacer click para ampliar)

Como es tradicional, el país latinoamericano mejor ubicado es Chile, que se mantiene, al igual que un año antes, en el puesto 30, con un puntaje de 4.69. Le sigue Panamá, en el 53, con 4.33 puntos.

El Perú, afortunadamente, registró una importante mejora frente al año anterior, pues subió cinco puestos, del 78 al 73, con un puntaje que pasó de 4.01 a 4.11. En el 2009 también había mejorado cinco posiciones, lo que significa que en los dos últimos años ha ascendido diez, mostrando un significativo progreso. Sin embargo, eso sólo le alcanza para figurar en el octavo puesto latinoamericano.

Según el WEF, el Perú obtiene su calificación más destacada en los aspectos de Requisitos Básicos y Mejora de la Eficiencia (4.2 puntos en cada uno), y la más débil en el de Innovación (3.3 puntos).

Los pilares en los que nuestro país destaca más son los de Salud y Educación Primaria (5.4 puntos), Desarrollo de los Mercados Financieros (4.6), Ambiente Macroeconómico (4.5), Eficiencia del Mercado Laboral (4.5), Tamaño del Mercado (4.3) y Eficiencia del Mercado de Bienes (4.2).
En cambio, sus puntos flacos son los de Innovación (2.7), Instituciones (3.5), Infraestructura (3.5), Disposición Tecnológica (3.5), Sofisticación de los Negocios (3.8) y Educación Superior y Entrenamiento Laboral (4.0).
El puntaje obtenido en los mencionados pilares, que se expresa en el gráfico de arriba, hace que el WEF defina a la economía peruana como una basada en la eficiencia (Efficiency Driven o de Nivel 2), es decir, una que ya no se basa únicamente en la simple dotación de los factores productivos (Factor Driven o de Nivel 1), sino más bien en la forma en que éstos se articulan entre sí.
Obviamente, todavía se halla muy lejos de las economías basadas en la innovación (Innovation Driven o de Nivel 3).
Los países menos desarrollados del mundo se hallan en el Nivel 1, en tanto que los más desarrollados lo están en el Nivel 3. En América Latina, la mayoría de países se halla en el mismo nivel que el Perú, aunque Bolivia y Nicaragua, por ejemplo, aún se hallan en el Nivel 1, y Venezuela en transición entre los niveles 1 y 2. Contrariamente, Chile se halla en tránsito entre el 2 y el 3.

Muy interesante, sin duda, lo que nos dice el WEF acerca del importantísimo tema de la competitividad. Próximamente haremos una exposición más detallada de lo que concierne a nuestro país.

3 comentarios:

  1. La agencia estadounidense Standard & Poor's confirmó sus calificaciones soberanas de largo plazo de Perú en moneda extranjera de "BBB-" y en moneda local de "BBB+", debido a que los índices de deuda del país han mejorado.
    egusquiza me puedes explicar, esto ¿?

    ResponderEliminar
  2. El Perú tiene deuda soberana (es decir, deuda del gobierno) tanto en soles como en dólares, pues emite bonos en las dos monedas. Las calificadoras evalúan ambas, otorgando un mayor rating a aquélla en soles, en razón de la mayor disponibilidad de la moneda. Pero la más importante, la que se toma en cuenta para la evaluación general del país (y para la determinación del Grado de Inversión y sus diferentes graduaciones) y para las correspondientes comparaciones internacionales, es la deuda de largo plazo en dólares, por ser la que involucra la inmensa mayoría de nuestras obligaciones.
    Por otro lado, decir que los índices de deuda han mejorado significa que ésta cada vez es menor en comparación con el PBI, las reservas y las exportaciones. Siendo así, el Perú cada vez está menos agobiado por sus pasivos externos, y puede afrontar con mayor holgura sus deudas actuales. Eso lo toman en cuenta las calificadoras y lo plasman en sus ratings.
    En realidad, si no fuera por la incertidumbre política relacionada con las próximas elecciones, el Perú ya debería haber pasado al nivel BBB, y no tener que conformarse con seguir en el BBB- y simples confirmaciones. Por ahora, la política está impidiendo que el buen desempeño económico se plasme en una mejor calificación.

    ResponderEliminar
  3. muchas gracias doc, ya me saque esa duda, si hubiera algun economista como udted que explica tan bien, los ciudadanos del peru pensariamos diferentes sobre estos temas. muchas gracias y excelente blog.

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog