domingo, 7 de septiembre de 2014

Auge Truchero en el Lago Titicaca

Si bien la trucha no es una especie originaria de nuestro país, por ser de aguas frías se adaptó muy bien (desde su arribo en la década de 1940) a los ámbitos acuáticos peruanos que poseen esa característica.

Hablamos de las frías lagunas de nuestra serranía y de los ríos que descienden desde ellas. Allí, la trucha arco iris es la especie preferida de la acuicultura, actividad de crianza de especies acuáticas en piscigranjas, ambientes especialmente acondicionados para albergarlas durante todo su proceso de desarrollo, hasta su final extracción para comercialización y consumo. Esos ambientes pueden tener la forma de estanques, cercos de confinamiento o jaulas flotantes.

Si bien en principio su producción era escasa (y se limitaba a unos cuantos departamentos, entre los cuales destacaba Junín, con sus piscigranjas en las riberas del río Mantaro y algunas de sus lagunas), mostraba buenas perspectivas y crecía sostenidamente.

Pero la situación cambió radicalmente en los últimos años, cuando los interesados en el negocio, y también los anteriormente dedicados a otras actividades (como alpaqueros y ganaderos), pusieron la mirada en el inmenso lago Titicaca y aquilataron sus grandes ventajas para la explotación de la especie. Una de ellas es la de no verse mayormente afectado por bruscos cambios climáticos, problema que suele afectar a otros negocios a gran altitud,

Las cifras reflejan lo ocurrido. El año 2003, de las 3,111 toneladas de truchas obtenidas a nivel nacional por la acuicultura, al departamento de Junín le correspondió el 43%, en tanto que a Puno, entonces ubicado en segundo lugar, el 41%. En cambio, de las 24,762 toneladas extraídas el año 2012, a Puno le ha correspondido nada menos que el 75%. Una elocuente prueba de la explosión productiva en el lago, que en diez años no sólo incrementó catorce veces su volumen de extracción, sino que le hizo dar un enorme salto a la cifra nacional. La producción en el resto del país creció bien, pero en Puno lo hizo vertiginosamente.

Multitud de jaulas flotantes de diversas formas frente a Pomata, al suroeste del lago.

En el Titicaca, unos mil piscicultores desarrollan la actividad en jaulas flotantes de diversas formas y tamaños (tal como se puede ver en la foto satelital adjunta). Las más simples sujetan sus redes en estructuras flotantes de madera, en tanto que las más modernas lo hacen en armazones de metal, todas ellas construidas gracias a la asesoría técnica de Foncodes, Fondepes y otras entidades públicas, que dan a conocer a los actores del negocio las metodologías más adecuadas para la crianza (el Manual del Ministerio de la Producción es un excelente ejemplo al respecto). En ese pedazo de lago delimitado por redes, las truchas retozan desde su etapa de alevinos hasta su edad madura, mientras son alimentadas con nutrientes balanceados que les permiten lograr un saludable desarrollo y un peso adecuado.



La importación de ovas (huevecillos) embrionadas es una parte fundamental de este floreciente andamiaje productivo, y por ello viene creciendo a gran velocidad. Mientras que el año 2003 se importó 9.7 millones de éstas, el año 2012 la cifra subió a 142 millones, de las cuales 89% provinieron de Estados Unidos. Dado que son tratadas genéticamente, permiten obtener ejemplares de buen peso.

Una de las metas del negocio es abarcar cada más fases y elementos del mismo, con el fin de depender menos de los insumos de terceros, dar mayor valor agregado al proceso productivo e incrementar los ingresos. Por ejemplo, una buena parte de los nutrientes ya está siendo preparada por los propios piscicultores, con insumos de la zona y de acuerdo a las recomendaciones de los expertos. Además, se está adquiriendo equipos, tanto para incrementar la producción local de ovas como para el procesamiento y transporte en frío del pescado. También se está poniendo énfasis en la mejora de la logística y comercialización, teniendo en cuenta los altos niveles de exigencia de los mercados a los que ya se viene llegando.

Y el avance truchícola puneño no se ha detenido allí, pues los datos indican que su producción del año 2013 superó ampliamente la del 2012.

Afortunadamente, las buenas nuevas no se limitan a Puno, sino se extienden a la mayoría de los restantes departamentos productores, cuyo nivel de extracción se ha incrementado considerablemente en ese intervalo de tiempo. Los casos más notables son los de Cusco, Cajamarca y Huancavelica, donde la producción en sus numerosas lagunas se ha expandido en promedio más de cien veces.



Ese gran auge productivo va de la mano con la creciente demanda nacional e internacional, cautivada por el muy agradable sabor de esta especie acuática (considerada una buena alternativa frente al reputado salmón) y su alto valor nutritivo. La trucha fresca refrigerada ya está bien posicionada en los grandes supermercados y otros centros de abastos de Lima y el resto del país. Además, al igual que el filete congelado, ya está ingresando firmemente a Estados Unidos, Canadá, Noruega y Alemania, nuestros principales mercados. Brasil, por su cercanía a Puno, y a la fecha abastecido casi exclusivamente por Chile, constituye otro destino de enorme potencial, especialmente tras la apertura de la Carretera Interoceánica y la reciente autorización (luego de dos años de gestiones) por parte de sus autoridades sanitarias para el libre ingreso del producto.
Mientras que en el año 2003 nuestro país exportó 441 toneladas de truchas por un valor de US$ 1.6 millones, en el 2012 lo hizo por 1,553 toneladas y US$ 8.9 millones, respectivamente.

Considerando lo reseñado, es de esperar que la producción y exportación sigan creciendo a gran ritmo, para beneplácito de los numerosos centros poblados de nuestra sierra que han visto en esta actividad una muy importante fuente de ingresos. Además, a las zonas altas del país, muchas de ellas catalogadas como las más pobres, les viene de maravilla esta nueva y muy sabrosa fuente nutricional.

1ra Imagen: Outdoors.mx
1ra Foto: Unique Peru's Trails

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog