domingo, 7 de septiembre de 2014

MMM 2015-2017: las Inevitables Correcciones

Dada la fragilidad del escenario económico internacional (que continúa debilitando los precios de nuestros principales productos de exportación) y el gradual ajuste monetario que viene llevando a cabo Estados Unidos, era altamente probable que los supuestos que había establecido el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) en su Marco Macroeconómico Multianual 2015-2017 (documento que constituye la referencia para la ejecución de la política económica nacional en el período) se vieran afectados y perdieran sustento.

Y es que la economía mundial no creció a la velocidad estimada, los flujos de inversión se retrajeron, el dólar se fortaleció y el costo del crédito se incrementó. Esos y otros factores se están reflejando en nuestras cifras, pues la inversión privada se ha enfriado, la producción ha crecido mucho menos de lo esperado, la balanza comercial ha alcanzado un deficit importante, y la cuenta corriente ha devenido fuertemente negativa (casi 7% del PBI en el último trimestre).

Ante ese panorama, era necesario modificar los anteriores supuestos, que en gran medida habían quedado desfasados. Por tal razón, hace un par de días el MEF acaba de publicar las estimaciones reajustadas.

Éstas consideran que el mundo va a crecer un poco menos en este año y los dos siguientes, situación que se reflejará en el menor dinamismo de nuestros socios comerciales. La economía de Estados Unidos, por ejemplo, crecerá bastante menos de lo esperado durante este año, en tanto que la de China lo hará así especialmente en el 2015 y 2016.

En cambio, habrá buenas noticias en cuanto a precios de nuestros commodities de exportación, pues se estima que tanto el cobre como el zinc alcanzarán en los años que siguen precios algo mayores de los inicialmente estimados. No han variado los pronósticos acerca de los precios del oro, el plomo y el petróleo (commodity que importamos).

En el tema de la inflación, ha habido un leve reajuste hacia arriba para este año (de 2.8% a 3.0%), manteniéndose las previsiones para los tres siguientes. En el tema del tipo de cambio, ha habido una revisión a la baja para el presente ejercicio (más no en los siguientes), considerándose que cerrará en un nivel de 2.81 soles por dólar, y ya no en el de 2.85 estimado anteriormente.

Los términos de intercambio, que miden la variación neta de nuestros precios de exportación e importación, serían ligeramente más negativos que los previstos durante este año y el próximo, pero algo más favorables en el 2016 y 2017.

En materia de crecimiento del PBI las previsiones son bastante menos alentadoras, especialmente este año, en el que ha dejado de esperarse una tasa de 5.7% para aguardarse una mucho más realista de 4.2%, que, a la luz de la coyuntura internacional, tampoco se puede considerar segura. También hay previsiones algo más pesimistas para el 2015 y 2016 (6.0% y 6.2%, respectivamente), pero no para el 2017, cuando se estima una tasa algo mayor (6.2%) que la estimada previamente (6.0%).

Ese pesimismo para el 2014 tiene su base en el desempeño de la inversión privada y pública, que crecería bastante menos de lo esperado al inicio del año. La primera ya no lo haría a una tasa de 5.5%, sino apenas a una de 1.5%, en tanto que la segunda ya no crecería 15.4%, sino apenas 8.3%. Sin embargo, en los tres años siguientes la privada registraría, de la mano de los importantes proyectos en cartera (como la Línea 2 del Metro de Lima, el gasoducto del sur, el Muelle Norte del Callao, el puerto de Pisco, el aeropuerto de Chinchero, la línea de transmisión eléctrica Moyobamba-Iquitos y otras obras de gran envergadura) una importante tasa promedio de 6%. La pública, por su parte, crecería a una media de casi 10%.

En el sector externo se espera un panorama más complicado que el original, con exportaciones bastante menores que las previamente proyectadas. Felizmente, según el MEF eso no agravaría la cuenta corriente de balanza de pagos, que este año más bien tendría una evolución menos desfavorable que la estimada hace algunos meses.

En materia fiscal, han mejorado las previsiones para este año en los rubros de presión tributaria e ingresos corrientes, y no se han deteriorado mayormente las concernientes a resultados primario y económico. Tampoco se ha ensombrecido el escenario en cuanto a deuda pública externa, y en lo que respecta a deuda pública total se espera una leve mejoría en la estimación para este año, y luego un deterioro, pero poco significativo, en los tres años siguientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog