miércoles, 11 de marzo de 2015

La Chira, ya Muy Cerca del Final

Con la entrada en operación, en diciembre del 2013, de la planta de tratamiento de aguas residuales (PTAR) de Taboada, ubicada al norte del puerto del Callao, Lima dio el paso más importante para descontaminar su extenso mar, que antes era afectado por el vertido en él, sin tratamiento alguno, de la casi totalidad de las aguas residuales que producía.



Hasta ese momento la capital sólo trataba el 15% de las aguas que empleaba. Con esa planta (la más grande de Sudamérica y que atiende especialmente al populoso norte de la ciudad) pasó a procesar cerca del 75% de las mismas. La obra, que demandó una inversión de más de US$ 215 millones, incluyó la construcción de una tubería submarina de polietileno de alta densidad de 3.5 kilómetros de largo y 3.5 metros de diámetro, por la cual se vierte en el mar las aguas ya procesadas.

Pero aún estaba pendiente el 25% restante, correspondiente a su zona sur. De ello se encargará la PTAR La Chira, ubicada en el distrito de Chorrillos, y cuya construcción ya registra a la fecha (como lo señala el video adjunto del estatal Servicio de Agua Potable y Alcantarillado de Lima-SEDAPAL) un avance de 80%.



Su construcción está a cargo del Consorcio La Chira (liderado por la empresa española Acciona Agua y también integrado por la peruana Graña y Montero), que a fines del año 2010 se adjudicó la concesión por 25 años y está invirtiendo en ella poco más de 530 millones de soles (aproximadamente US$ 180 millones).

Si bien esta planta es bastante más pequeña que la de Taboada (tratará un promedio de 6.3 metros cúbicos por segundo, con un máximo de 11.3 en horas punta, frente a 14 y 20.3 metros cúbicos, respectivamente, por parte de la otra), no deja de ser muy importante, como que se encargará de las aguas empleadas por unos 2.6 millones de personas de casi veinte distritos. El proyecto incluye la construcción de una tubería emisora de 3.6 kilómetros de largo y 2.4 metros de diámetro, instalada en el lecho marino, a 60 metros de profundidad.

Además, a diferencia de aquélla, que descarga en el mar la  totalidad del agua tratada, La Chira contempla la reutilización de parte de ésta, lo que permitirá a la ciudad disponer del líquido para el riego de parques, bermas y otras áreas verdes de su zona sur.

Con su inauguración, prevista para dentro de escasos meses, Lima y el Callao podrán dejar de mirar con recelo su extenso mar y comenzar a disfrutarlo plenamente, tanto en los campos del turismo, la pesca y la recreación, como en el del desarrollo urbano.

3 comentarios:

  1. Aunque con esto la Herradura y Agua Dulce van a estar mas repletas de lo qye ya estan, es una gran obra.

    ResponderEliminar
  2. Por fin tendremos playas limpias!!!

    ResponderEliminar
  3. Esperemos que se haga lo mismo con los desagues de la region Puno, que van al lago Titicaca

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog