domingo, 1 de marzo de 2015

El Perú en el Ranking Latinoamericano: Capacidad Eléctrica Instalada 2012

Esta vez, en nuestro ranking latinoamericano nos centraremos en el fundamental tema de la electricidad, específicamente el de la capacidad instalada existente en los países de la región.

No es necesario decir mucho acerca de lo que este insumo significa en la vida de las personas y en las economías, pues ello salta a la vista. Basta decir que sin electricidad la actividad productiva colapsaría, y con ella toda la economía, y lo propio ocurriría con el nivel de vida de las personas. Es, por lo tanto, absolutamente indispensable incrementar permanentemente la capacidad instalada para su producción, construyendo nuevas centrales de generación, pues de esa manera se asegura el abastecimiento futuro.

Los datos que ahora veremos provienen del Anuario Estadístico 2014 de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL). Están expresados en megawatts* (MW), y se refieren al año 2012 (para efectos comparativos también incluimos los del 2006).

La casi perfecta correlación entre el tamaño de las economías y la capacidad eléctrica instalada mediante la cual se atiende sus requerimientos es la mejor demostración de que la electricidad es sinónimo de actividad económica.

Así, Brasil, la mayor economía latinoamericana, posee, de lejos, la más grande capacidad, destacando entre sus numerosas centrales la enorme hidroeléctrica de Itaipú, segunda más grande del mundo, que comparte con Paraguay. Le siguen México y Argentina, segunda y tercera economía de la región, respectivamente. Venezuela, que en el año de este estudio aún era la cuarta economía, mantenía en generación similar ubicación.

La correlación tamaño de la economía-capacidad instalada se rompe al llegar a Chile, pues este país, pese a ser sólo sexto en el primer aspecto, se ubica quinto en el segundo, y ha consolidado dicha posición gracias a haber registrado entre los años 2006 y 2012 una ampliación de capacidad mucho mayor que Colombia, país con el que anteriormente se hallaba a la par.

El Perú, al igual que en materia de tamaño de economías, se ubica aquí en la séptima posición, a la que acaba de acceder superando a Paraguay, país de economía muy pequeña, pero de enorme potencial eléctrico (es copropietario de la colosal Itaipú, que comparte con Brasil, y de la gran Yaciretá, que comparte con Argentina).

Nuestro país ha tenido dicha mejora en su ubicación en virtud de haber sido uno de los que más incrementaron su capacidad, pues ésta creció 45.7% y ya bordea los 10 mil MW. De esa manera ya no depende tanto como antes de la gran central del Mantaro, pues a ésta se le han unido otras de gran potencia, como las térmicas que hoy constituyen el impresionante polo energético de Chilca, cuya capacidad ya se acerca a los 3 mil MW.

La correlación de la que hablábamos se vuelve a hacer evidente en la última parte de la tabla, en la cual se observa a los países de economías más pequeñas. Así, la lista la cierra la diminuta Nicaragua, con una capacidad instalada de sólo 1,286 MW.

Cabe señalar que, de los ocho primeros países de este ranking, Brasil, Venezuela y Colombia se basan principalmente en la energía hidroeléctrica, en tanto que México, Argentina y Chile se basan en la térmica. El Perú mantiene un notable equilibrio entre ambas, en tanto que Paraguay depende totalmente de las hidroeléctricas.

* Un megawatt equivale a mil kilowatts y a un millón de watts.

1 comentario:

  1. Muy bueno el crecimiento de nuestra capacidad instalada!!!

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog