lunes, 30 de marzo de 2015

Casi 2 Mil Kilómetros de Potentes Líneas a 500 KV

En nuestro país, las líneas de transmisión eléctrica a 500 KV (500 kilovoltios ó 500 mil voltios), instaladas por primera vez el año 2011, ya suman más de 1,800 kilómetros y recorren, como se observa en el mapa adjunto, casi la totalidad de nuestra larga costa.

Para la transmisión eléctrica a grandes distancias, resulta importante tender líneas de transmisión de la mayor tensión posible, con el fin de incrementar la capacidad de conducción y reducir la pérdida de energía y el alto costo derivado de dicha circunstancia. Por ello, las aquí mencionadas, cuya capacidad de conducción es casi diez veces superior a las de 220 KV (que actualmente son la base de nuestro sistema eléctrico interconectado), resultan idóneas, haciendo que nuestro país se afane por seguir instalándolas.

En junio del año 2011 se puso en marcha la primera, de 94 kilómetros de largo, entre las subestaciones de Chilca (al sur de Lima) y Carabayllo (Zapallal, al norte de la capital). La línea, construida y operada por el Consorcio Transmantaro (perteneciente al colombiano Grupo ISA), demandó una inversión de US$ 138 millones.

Luego, en diciembre del 2012, enrumbando al norte, se hizo lo propio con la línea de 530 kilómetros de largo entre las subestaciones de Carabayllo y Trujillo, pasando por la de Chimbote. La línea, operada por el mismo consorcio, implicó una inversión de US$ 207 millones.

Posteriormente, en mayo del 2014 se construyó la que a la fecha es la más extensa: la línea de 884 kilómetros Chilca-Marcona-Ocoña-Montalvo, entre los departamentos de Lima y Moquegua. Ésta, que se halla sostenida por 1,766 torres de acero, y que incluye enlaces de 27 y 5 kilómetros hacia las subestaciones de Marcona y Moquegua, fue construida por la empresa española Abengoa Transmisión Sur (operadora de una concesión a 30 años), que efectuó para tal efecto una inversión de US$ 404 millones.

Por último, en julio del 2014, la gran línea norteña mencionada líneas arriba fue extendida en 325 kilómetros, con el enlace entre Trujillo y Chiclayo. Ello también ocurrió de la mano del Consorcio Transmantaro, que desembolsó US$ 101 millones.

Y hay más, pues se viene una de 900 kilómetros de largo, cuyo contrato de concesión se firmó en setiembre del 2013 y que se halla en plena construcción. Se trata de la línea Mantaro-Marcona-Socabaya-Montalvo, que, sumándose a la puesta en operación en mayo del 2014, también transportará energía al sur, pero ya no partiendo desde Chilca, sino desde la hidroeléctrica del Mantaro. La obra, que implicará una inversión de unos US$ 400 millones (considerando no sólo la línea, sino también la ampliación y/o construcción de las subestaciones asociadas), estará lista a fines del año 2016, y será financiada y construida por el Consorcio Transmantaro, que la operará durante los 30 años de duración de su concesión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog