jueves, 2 de abril de 2015

El Sector Privado y la Educación Escolar (1ra Parte)

El afán estatal por mejorar (ver aquí) la calificación y capacidades de sus maestros está confluyendo, en un verdadero círculo virtuoso, con el interés de las empresas privadas por hacer lo propio. Y no hablamos de los esfuerzos de los miles de colegios privados (muchos de los cuales figuran entre los mejores del país), sino de empresas privadas ajenas al sector que, por su propia cuenta, vienen apoyando al sector público en esta gran cruzada nacional.

Un ejemplo al respecto es el de Empresarios por la Educación (ExE), asociación de grandes empresas que a través de sus programas Leer para Crecer y Aprender para Crecer ya viene invirtiendo desde hace un buen número de años considerable dinero y esfuerzo en la formación docente y estudiantil.

Leer para Crecer, iniciado el año 2009, se concentra en "mejorar el desempeño pedagógico de los maestros en la enseñanza de lectura y escritura, a través de estrategias de capacitación probadas y validadas, en escuelas públicas de las áreas urbano-marginales y rurales del país". Trabajando en 207 escuelas públicas de diez departamentos del país, ya capacitó a 1,070 docentes y 626,277 alumnos.

Por su parte Aprender para Crecer, iniciado el año 2013, se concentra en "mejorar el desempeño de los docentes teniendo como eje las áreas de Comunicación y Lógico Matemática y consecuentemente el desarrollo de competencias básicas de los estudiantes que se plantean en el Diseño Curricular Nacional". Operando en 120 escuelas públicas de ocho departamentos, ha capacitado a 746 docentes y 6,610 alumnos.



En realidad, tal como lo muestra el video adjunto, la empresa privada ya ha estado trabajando desde hace un buen tiempo, a través de diversos programas, en la educación. Pero esto se ha sistematizado y consolidado con la puesta en marcha de ExE, que no sólo tiene en ejecución los dos programas mencionados anteriormente, sino también otros, de suma utilidad para los alumnos y sus maestros. Uno de ellos es el llamado Inclusión Digital, acerca del cual el video nos muestra las conmovedoras imágenes de maestros dando sus primeros pasos en el manejo de computadoras, para ponerse en capacidad de mejorar la forma de transmitir sus conocimientos a sus alumnos.
Todos esos programas contribuyen, como allí bien se señala, a generar un poderoso y muy positivo efecto multiplicador.



También existe el programa Escuelas Exitosas, desarrollado desde el año 2006 por el Instituto Peruano de Administración de Empresas (IPAE), enfocado básicamente en la educación primaria de las áreas rural y urbano-marginal. Su objetivo es el de hacer conocer, mediante especialistas denominados monitores (financiados totalmente por la empresa privada), la forma adecuada de gestionar una escuela, para que ésta mejore sus procedimientos y pueda cumplir cabalmente su cometido.



Hasta cierto punto, el programa toma en cuenta lo que viene haciendo desde hace muchos años Fe y Alegría, entidad auspiciada por la iglesia cuya excelente forma de gestión de escuelas la ha llevado a destacar a nivel nacional por el rendimiento de sus alumnos. A esta institución, trabajar con profesores pagados por el Estado y alumnos de sectores de bajos recursos no le ha significado ninguna desventaja, pues obtuvo con ellos excelentes resultados, demostrando que una de las claves para solucionar el problema educativo está en la buena gestión.

Como vemos, hay una larga lista de iniciativas en plena ejecución que demuestran una genuina voluntad de aportar en el tema educativo y que hacen mirar con más optimismo que antes el devenir en el sector. En un par de días continuaremos desarrollando este apasionante tema.

Nota: aquí se puede ver la segunda parte de este artículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog