sábado, 4 de abril de 2015

América Latina: PBI 2014 de los Siete Grandes

El desempeño económico mundial continuó flojo en el año 2014, pues los principales países aún no lograron recuperarse plenamente, provocando que la demanda global permaneciera débil y afectando los precios de los commodities que exporta la región latinoamericana.

Y dado que éstos constituyen una parte considerable de sus ingresos fiscales y de todo orden, y de su stock de moneda extranjera, también afectó sus tasas de crecimiento, mucho menores que las de años anteriores, cuando los precios se hallaban en mejores niveles.

Así, de las siete principales economías de la región, sólo la colombiana registró una tasa importante, de 4.6%. Sin embargo, el dato del último trimestre acaba de revelar una pérdida de impulso, debido al bajo precio del petróleo, principal componente de su canasta exportadora.

El Perú, hasta el 2013 el país más dinámico de la zona, en el 2014 sólo se ubicó segundo, con un incremento productivo de 2.35%, el más bajo de los últimos cinco años.

Luego se ubicaron México con 2.1%, y Chile con 1.9%. Si bien la estructura exportadora del país azteca (fuertemente industrial y por ello muy distinta a las de los otros países) le ha permitido atenuar (excepto en el caso del petróleo) el problema de la caída de precios de los commodities, no le ha hecho posible dejar atrás (pese a las importantes reformas llevadas a cabo) sus muy bajas tasas de crecimiento, de las menores de la región.

A diferencia de los cuatro países mencionados, que pertenecen a la liberal Alianza del Pacifico, los tres que siguen pertenecen al mucho más cerrado Mercosur. De ellos, Argentina (afectada por una elevada inflación, pero esperanzada en un próximo cambio de gobierno que modifique el rumbo económico) logró un modesto avance de 0.5%.

El coloso regional, Brasil, se libró angustiosamente (con una ínfima tasa de 0.1%) de un dato negativo. Pero la debilidad de sus últimos datos trimestrales (-1.2%, -0.6% y -0.2%), aunada a los graves escándalos de corrupción en los que se halla involucrado el gobierno, y que podrían determinar un desenlace político bastante grave, impiden despejar la incertidumbre en el presente año.

La situación venezolana es, obviamente, mucho más crítica, con un clima macroeconómico que no sólo desincentiva la inversión privada y prolonga una altísima inflación, sino augura una situación casi inmanejable. Según los cada vez más escasos y oscuros datos oficiales, hasta setiembre la actividad productiva había caído nada menos que 4%, esperándose que cierre el 2014 con un retroceso de 3%, que, a la luz de lo que se está viendo, podría repetirse en el presente período.

Tras haber revisado las cifras del crecimiento, veamos a cuánto ascendieron los PBI de estos países el último año. Los datos, provenientes de las páginas web de sus respectivos bancos centrales o institutos de estadística, han sido obtenidos en moneda nacional, y convertidos por nosotros a dólares corrientes, considerando el tipo de cambio oficial promedio del período. El dato chileno en dólares fue el único trascrito directamente de la página web de su banco central. Y dado que Venezuela aún no publica el suyo, hemos tenido que incluir, a modo referencial, el estimado por el Fondo Monetario Internacional.

La economía más grande es, como bien sabemos, la de Brasil, cuyo PBI alcanza en el período los US$ 2.3 billones. El producto del segundo país más grande, México, asciende a casi US$ 1.3 billones, representando el 55% del brasileño.

Tercera en la lista figura Argentina, con un dato de US$ 540 mil millones. Luego lo hacen Colombia, con uno de casi US$ 378 mil millones, y Chile, con uno de US$ 258 mil millones.

Venezuela, que continúa perdiendo posiciones en esta lista, ahora se sitúa penúltima, afectada no sólo por su notorio decrecimiento productivo sino también por la fuerte devaluación de su moneda, incapaz de sostenerse ante la altísima inflación de aproximadamente 70% (la más alta del mundo) imperante allí. El PBI del país petrolero, otrora superior a los US$ 370 mil millones, hoy se sitúa (según la estimación del FMI) en apenas US$ 209 mil millones.

Cierra la lista el Perú, con un dato de US$ 201,883 millones (US$ 202,984 millones según el BCR), que, de mantenerse las tendencias económicas actuales, podría superar muy pronto al venezolano y convertirse en el sexto más grande de la región.

2 comentarios:

  1. Huy, el chavismo ha destrozado a Venezuela.

    ResponderEliminar
  2. Peru debe ponerse de meta ser la segunda economia de Sudamerica despues del brasil, eso debe darse en la decada del 2020-2030.
    Tenemos que meternos de lleno a estudiar a Korea del Sur. Pura ciencia, tecnologia e infraestructura.
    Un estado Fuerte que se meta en la economia, y apuntale sin tapujos a las empresas privadas Peruanas.

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog