viernes, 3 de abril de 2015

Renovando Nuestras Unidades de Transporte

Dramáticas circunstancias como las actuales, en las que nuestro país viene siendo afectado por inundaciones y aluviones, exigen contar, entre otros múltiples elementos, con unidades de transporte adecuadas, que permitan atender rápidamente a las poblaciones afectadas, abasteciéndolas de aquéllo que necesiten con urgencia y ayudándolas en las labores de rescate y traslado.

Hace tres meses (ver aquí) se dio un paso importante al respecto, con la incorporación a nuestra armada del buque logístico Tacna, comprado a Holanda y apto para hacer frente, gracias a su gran capacidad, a casos como los mencionados (transportando agua potable, víveres, combustibles, servicios médicos, etc).



Y ahora se está dando otro paso, con la incorporación a nuestra fuerza aérea de cuatro C 27-J Spartan, aviones militares de transporte considerados entre los más avanzados de su tipo y valorizados en casi US$ 60 millones cada uno. El primero fue incorporado anteayer, el segundo lo será en mayo y los otros dos en los años 2016 y 2017, estando abierta la posibilidad de que la cantidad se eleve hasta doce.

Estos modernos aviones de carga media, fabricados desde 1999 por la empresa italiana Alenia Aermacchi y en servicio desde el 2006, reemplazarán a los ya antiguos Antonov, magníficos aparatos rusos que, luego de cumplida su misión, hoy ceden su lugar a las excelentes prestaciones y tecnología mucho más actual de los mencionados.



Como se aprecia en los videos adjuntos, las aeronaves están dotadas de gran capacidad (pueden transportar hasta 60 personas), son capaces de operar inclusive en pistas muy cortas o no pavimentadas, pueden lanzar paracaidistas, poseen una maniobrabilidad casi acrobática, son capaces de operar en condiciones climáticas muy adversas y tienen gran velocidad y alcance. Eso las hace muy versátiles, aptas para actuar con gran eficiencia en situaciones de búsqueda, rescate, extinción de incendios forestales, etc.



La operación de compra prevé, además del entrenamiento de los pilotos y mecánicos y la dotación de repuestos, que la empresa instale aquí un laboratorio de diagnóstico de aviónica y un centro de diseño aeronáutico, y que brinde capacitación para misiones especiales y equipos para el mantenimiento y reparación de los aviones. Esto último abriría la posibilidad de efectuar aquí inclusive el overhaul (mantenimiento mayor) de los aviones y hasta de comenzar a producir piezas bajo licencia, reduciendo nuestra dependencia en dichos menesteres.


Un interesante informe del 2014 de la televisión chilena

El buque y los aviones aquí mencionados son, sin duda, adquisiciones que tendrán un uso esencialmente militar. Pero, como acabamos de ver, también prestarán un invalorable servicio social. Y dado que en el caso de los aviones la compra dará lugar a un centro de mantenimiento y al parecer también a una prolífica relación bilateral que podría conducir inclusive a una eventual coproducción (no de este modelo, sino de otros), no cabe otra cosa que sentir satisfacción por la operación, y por lo que podría implicar para nuestro país en materia de avance tecnológico y desarrollo industrial.

Foto: Andina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog