domingo, 28 de enero de 2018

El Riesgo País, en un Muy Bajo Nivel

De la mano de la confianza que inspira su política económica, la cual garantiza solvencia fiscal, y con ella la capacidad de pago de su deuda, el Perú exhibe uno de los más bajos niveles de riesgo de América Latina.

Como se sabe, el riesgo país es aquel que evalúa la capacidad de un país para pagar su deuda externa. Se mide a través de diversos indicadores, uno de los cuales es el EMBIG (Emerging Market Bond Index Global o Índice Global de Bonos de Mercados Emergentes) o EMBI+. Este toma en cuenta la diferencia de rendimiento entre los bonos en dólares emitidos por el país en evaluación y los del Tesoro de Estados Unidos (considerados los más seguros del mundo).

Cuanto más riesgosa es una economía, más le cuesta financiarse internacionalmente (pues los bonos que emite deben pagar intereses más altos para atraer a los inversionistas) y por lo tanto más alto deviene su índice. Por ello, es importante exhibir el riesgo más bajo posible, dado que implica poder acceder más fluidamente al crédito externo, y a menor costo.

Para reducir su riesgo, un país debe tener cuentas fiscales ordenadas, que le brinden estabilidad macroeconómica y le permitan atraer la inversión, indispensable para crecer. Con ello se asegura una buena recaudación fiscal y una adecuada capacidad de pago de su deuda, que es, a fin de cuentas, la que determina el indicador en referencia.

Actualmente, el dato peruano se halla en su menor nivel de los últimos cinco años. El día 9 de enero registró uno de 118 puntos básicos (1.18 puntos porcentuales), el más bajo desde el 14 de mayo del 2013 (112 puntos básicos).

Sin embargo, bajo como es, aún está lejos de igualar al logrado el 18 de octubre del año 2012, que con 91 puntos básicos está erigido como el menor de nuestra historia.

Habrá que ver qué ocurre en los siguientes meses. Una elevación de la tasa de crecimiento de la economía derivada del esperado incremento de la inversión y una reducción de las tensiones políticas podría incrementar la confianza de quienes demandan papeles peruanos, e inducirlos a aceptar tasas de rendimiento menores que las actuales. Y eso, como acabamos de ver, implicaría reducir el riesgo país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog