lunes, 1 de enero de 2018

Metro Línea 2: la Responsabilidad de Cada Uno

En la Línea 2 del Metro de Lima (y el tramo contemplado de la Línea 4), las responsabilidades de las partes, Estado y empresa concesionaria, son, efectivamente, las que se menciona en el recuadro adjunto.

Atendiendo a eso, el concesionario, un importante consorcio español-italiano-peruano, diseñó planos, obtuvo financiamiento, e inició y avanzó las obras del túnel y del patio taller de Santa Anita.

Además, compró los 42 trenes automáticos de seis vagones cada uno (de los cuales más de diez ya están en Lima), las dos grandes tuneladoras TBM (que ya están aquí hace casi dos años y que hace tiempo deberían haber comenzado a perforar en las zonas del centro de Lima y del Callao) y todos los equipos para instalar la fábrica de dovelas.

Lamentablemente, el Estado falló clamorosamente en las tres funciones que le correspondían, sobre todo la de sanear y entregar terrenos. Ello ocurrió especialmente en el gobierno anterior, pues en el actual, aunque no al ritmo requerido, se ha logrado destrabar la construcción de todas las estaciones del priorizado tramo de cinco kilómetros Evitamiento-Mercado de Santa Anita, y se está avanzando a gran velocidad en el proceso de entregar todos los terrenos aún pendientes.

Ojalá esa intensificación del esfuerzo se traduzca pronto en novedades referidas a la perforación del túnel en otros tramos, más estaciones en marcha y la construcción de la fábrica de dovelas, para que a la culminación de esta por fin puedan entrar en acción las gigantescas TBM y aceleren considerablemente la ejecución del megaproyecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog