sábado, 24 de octubre de 2015

Mañana, Decisivas Elecciones en Argentina

La tercera economía más grande de América Latina, sólo por detrás de Brasil y México, tomará mañana una importantísima decisión.

En efecto, Argentina estará de elecciones, culminando un proceso que se ha visto crecientemente polarizado en las últimas semanas, llevando a que las únicas opciones con reales posibilidades de acceder al gobierno durante los siguientes cuatro años sean las del oficialista y favorito en las encuestas Daniel Scioli y el opositor Mauricio Macri. Si el primero no llega al 45% de los votos, o si no supera el 40% con una ventaja de diez puntos sobre el segundo, habrá segunda vuelta.

Scioli propone mantener las políticas asistencialistas, controlistas, estatistas y proteccionistas del gobierno actual (no en vano es entusiastamente apoyado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner), para las cuales sólo plantea algunos ajustes, que impidan que los notorios desequilibrios a la vista (reflejados en un deficit fiscal de más de 7% del PBI, una economía cerca de la recesión, una inflación entre las cinco más altas del mundo, una cotización del dólar en el mercado negro 60% más alta que la oficial, y un nivel muy bajo de reservas internacionales) se sigan agravando.

Macri, sin llegar a ser un liberal radical, plantea abandonar muchas conductas del modelo actual, acercando la economía a la disciplina fiscal, a la libertad de precios, a la iniciativa privada, a la competitividad y a los mercados externos. Hablando en términos de geopolítica económica, se podría decir que lo suyo es alejarse por lo menos parcialmente del tambaleante Mercosur (donde Venezuela y Brasil afrontan situaciones económicas graves) y acercar su estrategia a la de la exitosa Alianza del Pacífico (donde Chile, Colombia, México y el Perú resisten bastante bien la difícil coyuntura global).



El video adjunto, pese a la parcialización de su protagonista con el plan heterodoxo del candidato oficialista, y a su afán de crear temor hacia el plan opositor, ayuda a entender las diferencias entre ambos.

En él se puede ver que lo que Scioli plantea no es otra cosa que la prolongación de las políticas que han llevado al país a los graves desequilibrios mencionados arriba.

Lo que plantea Macri, en cambio, son medidas parecidas a las que Chile y el Perú aplicaron en su momento para librarse de las graves crisis en las que los sumieron gobiernos de izquierda (de Allende en el primer caso y de Velasco y Alan García en el segundo). Entre ellas destacan la responsabilidad fiscal (para tirarse abajo la elevada inflación), el reordenamiento del sistema pensionario (que se sospecha ha sido fuertemente desfinanciado por el gobierno actual para cubrir sus apremios fiscales), la eliminación de los subsidios indiscriminados (enfocándose únicamente en los sectores más vulnerables), la libre flotación del dólar (de acuerdo a las señales del mercado), la eliminación del cepo cambiario (permitiendo la libre compra y venta de la divisa), una nueva legislación que flexibilice el mercado laboral (llevándolo a condiciones internacionalmente competitivas), y una política arancelaria que priorice, como debe ser, el beneficio del consumidor y no el del productor ineficiente y sobreprotegido.

Todo eso generará un shock de confianza, que se reflejará en más inversión privada, el medio más sano para crecer sostenidamente y con estabilidad.

Foto: http://www.arqhys.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog