viernes, 18 de diciembre de 2009

El Ferrocarril Transcontinental Pasaría por el Sur



Hace algunos meses se hablaba insistentemente acerca del proyecto binacional denominado FETAB, que buscaba la construcción de una línea férrea transcontinental que, viniendo desde Brasil, ingresara por la zona fronteriza próxima a Pucallpa, continuara hasta dicha ciudad, siguiera su recorrido hasta Tingo María, y de allí enrumbara hacia la Marginal, para luego enfilar hacia la costa, desembocando en el puerto piurano de Bayóvar.

Lamentablemente, la idea parece haberse enfriado un poco, al haber surgido algunas objeciones de tipo ambiental al tramo a construir en la parte brasileña, entre Rio Branco y la frontera.

Afortunadamente, ya se está pensando, y muy seriamente, en una ruta alternativa. Así lo ha señalado Miguel Vega Alvear, presidente de la Cámara Binacional de Comercio e Integración Perú-Brasil (Capebras). Actualmente, en Brasil se está concesionando la construcción de una extensa línea férrea que llegue hasta Porto Velho (capital de Rondonia) y luego hasta Rio Branco (capital de Acre). Dicha vía debería continuar hasta Cruzeiro do Sul y desde allí hasta la frontera, pero, a causa de los problemas mencionados, se está optando por modificar su recorrido en esa parte final, de modo que ya no ingresaría al Perú por Pucallpa, sino más bien por Iñapari.


En el minuto 5:40 se hace referencia al tema

Ya en nuestro país, discurriría al lado de la Interoceánica, llegando hasta Puerto Maldonado y luego hasta la zona del puente Inambari. Seguidamente se internaría en el departamento de Puno (en un recorrido paralelo al del Tramo 2 de la referida vía), arribaría a la ciudad de Juliaca y desde allí se conectaría, a través de la red existente, con la ciudad de Arequipa y el puerto de Matarani.

De esa manera se podría concretar, a un costo menor que por el norte (pues ya hay un trazo definido y despejado), un ferrocarril interoceánico, que, al correr paralelo a la carretera, la desahogaría notablemente, teniendo en cuenta que esta difícilmente podría absorber el enorme tráfico de carga y pasajeros que se prevé exista desde el momento en que quede completamente abierta a la circulación.

El tren sería el complemento perfecto, pues a través de este saldrían hacia la costa, rumbo a Asia, y a un costo mucho menor, los cuantiosos despachos de soya provenientes de los estados brasileños de Acre y Rondonia. Por la misma vía, y en sentido inverso, se transportaría el cemento, fertilizantes y los múltiples productos que nuestro país vendería a su enorme vecino.


Peru Rail sería una de las grandes ganadoras con el proyecto. (Foto: Andina)

Según Vega Alvear, ya existe un consorcio integrado por inversionistas brasileños y japoneses, así como por Peru Rail (concesionaria del Ferrocarril del Sur), que está evaluando, con mucho interés y minuciosidad, esta opción. El hecho de que se insista con el proyecto transoceánico, pese a las dificultades del FETAB, y que, lejos de abandonarlo, se haya optado por esta ruta alternativa, es una muestra de que se le considera verdaderamente atractivo y, por ende, que tiene enormes posibilidades de convertirse en realidad.

De ocurrir así, sería un enorme espaldarazo al esfuerzo de integración binacional, dadas las ventajas de la vía férrea frente a la carretera en el transporte de grandes cargas, como las que habría en este caso. Dicha concreción sería, además, la demostración de que en el Perú los trenes se están poniendo de moda, no sólo en las ciudades (leáse Tren Eléctrico), sino también en las grandes rutas nacionales. La modernización del Tren Macho, la notable mejoría (túnel trasandino incluido) que se viene en el Ferrocarril Central, los proyectos ferroviarios en las rutas Cajamarca-Bayóvar y Apurímac-Marcona, y otros en evaluación, así lo confirmarían.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog