jueves, 3 de diciembre de 2009

Por Fin habrá Metro en Lima: lo Construirán Odebrecht y Graña y Montero

Lima, una de las pocas grandes capitales latinoamericanas que no contaba con un sistema de metro para el transporte público, por fin lo tendrá. Después de más de 20 años de espera, con su viaducto a medio construir y sus vagones saliendo a hacer únicamente esporádicos recorridos de mantenimiento, el célebre proyecto limeño, más conocido como Tren Eléctrico, se hará realidad. Esto ocurrirá en su Línea 1, en el tramo que va desde Villa El Salvador (al sur de la ciudad) hasta la avenida Grau (en pleno centro de la urbe), en un recorrido de 22 kilómetros.


Hoy se llevó a cabo el acto público de apertura del sobre con la propuesta económica, declarándose como ganador del concurso al consorcio Tren Eléctrico Lima, conformado por la empresa constructora brasileña Norberto Odebrecht y su par peruana Graña y Montero. El segundo lugar correspondió al consorcio Metropolitano, conformado por la brasileña Andrade Gutierrez y la peruana Gallegos Casabonne Arango Quesada Ingenieros Civiles. La tercera propuesta, del consorcio Tren Lima (de la italiana Ansaldi y la peruana Cosapi), no recibió el visto bueno y quedó fuera de carrera.


De esta manera, se abre las puertas para la concreción de uno de los más importantes y costosos proyectos peruanos en materia de infraestructura, que, lamentablemente, por múltiples razones, había quedado postergado durante dos décadas, convertido en un increíble e indignante elefante blanco. Algo imperdonable en una ciudad con uno de los más caóticos sistemas de transporte público de América Latina.

Como se recuerda, el proyecto fue concebido precipitadamente en los años 80, durante el primer gobierno de Alan García, con un recorrido sumamente cuestionado, que, en lugar de priorizar las rutas de mayor demanda (como debió hacerse), optó, demagógicamente, por algunos de los barrios más pobres, que no contaban con la demanda suficiente. Ese defectuoso trazo, por una zona carente de una masa crítica de usuarios, afectó luego, gravemente, el interés de los inversionistas privados, como lo reveló la fracasada licitación de inicios de este año, en la que no se presentó ningún postor. Para colmo de males, el proyecto había quedado sumamente desacreditado por escándalos de sobornos, que involucraron sonados procesos judiciales. Todo ello conspiró contra el futuro del tren, e hizo temer que nunca se hiciera.

Afortunadamente, pese a la frustrada licitación de inicios de año, y al escepticismo generalizado, se tomó la decisión de seguir adelante, esta vez con el Estado asumiendo totalmente el financiamiento, y hoy se tiene, por fin, una respuesta positiva para el proyecto, que de esta manera vuelve a la vida.

El consorcio conformado por Odebrecht y Graña y Montero se encargará de construir las obras civiles y electromecánicas de una parte importante de la Línea 1. Esta comprende el tramo de 9.8 kilómetros entre Villa El Salvador y el puente de Atocongo y el de 12.1 kilómetros entre este último lugar y la avenida Grau.

En el primero, por el que el tren ya ha transitado varias veces, falta reacondicionar y modernizar las estaciones, y renovar parte de la infraestructura electromecánica, desgastada por el tiempo.

En el segundo tramo, hay dos segmentos, con distinto grado de avance.
El que va desde Atocongo hasta Javier Prado tiene construida una considerable parte del viaducto, aunque todavía falta un tramo significativo, incluyendo cimentación y columnas. A todo lo largo de este segmento falta instalar los rieles, así como las catenarias y el restante equipamiento eléctrico. Además, falta construir seis estaciones.

En el segmento entre Javier Prado y la avenida Grau, en cambio, todo está por hacer, incluyendo sus tres estaciones (una de las cuales estará en el emporio comercial de Gamarra).


El tren cruzando Javier Prado, una imagen que se hará realidad en el 2011.

Las obras se iniciarán muy pronto, en enero del 2010, pues la meta es que el tren esté operativo antes del cambio de gobierno (en julio del 2011). Aparentemente, el presidente García y su partido quieren sacarse de encima uno de los más hirientes clavos de su anterior gestión y darse el gusto de ver el tren funcionando antes de dejar el cargo.

En los siguientes meses (probablemente en marzo) se elegirá al consorcio internacional que operará la nueva infraestructura. Este deberá comprar aproximadamente catorce trenes, que se añadirán a los seis actualmente disponibles. En ese momento se sabrá qué marcas y modelos de vehículos serán los que constituirán el rostro de nuestro metro.


En el 2011 ya tendrá completados 22 de sus 34 kilómetros.

Pero eso no será todo. Es muy probable que los trabajos de la Línea 1 se extiendan a lo largo de 11.9 kilómetros más, desde la avenida Grau hasta el populosísimo distrito de San Juan de Lurigancho, el más poblado del país. Ya se está haciendo los estudios de dicho tramo, con financiamiento de la Corporación Andina de Fomento (CAF), y existe el aparente propósito de sacarlo a licitación en el año 2011, como para que pueda ser culminado en el 2013. De ser así, dicha línea quedaría completada, y el metro limeño se convertiría (con sus 33.8 kilómetros de largo, y siempre y cuando no hubiera novedades entre sus competidores), en uno de los diez más extensos de América Latina.

Y la cosa podría mejorar aún más si, como ya se viene evaluando, la empresa Ferrocarril Central Andino y el gobierno deciden poner en marcha el proyecto del tren Chosica-Callao. Este aprovecharía el derecho de vía que tiene el ferrocarril central, y operaría mediante un acuerdo público-privado.
En este acuerdo, el sector privado se encargaría de construir, con una inversión de US$ 40 millones, una doble vía, para que el tren circule en ambos sentidos, en tanto que el Estado construiría los cruces a desnivel y los cercos de separación, de modo que no haya interferencias y el tren pueda circular rápidamente, como cualquier metro. Es decir, en esta ruta (la Línea 2), no habría tren eléctrico, sino más bien un tren a diesel, pues según el presidente de Ferrocarril Central Andino las locomotoras pueden alcanzar fácilmente los 100 kilómetros por hora, por lo que no tendrían ningún problema en hacer que esta línea funcione óptimamente. Si se pusiera suficiente empeño en este proyecto, podría estar listo en un par de años.

Como vemos, hay interesantísimas novedades en cuanto a trenes urbanos, y muy buenos planes a futuro. Habrá que seguirles el rastro.

8 comentarios:

  1. Espero que comience de una vez por todas a ejecutarse estas obras y disfrutar de alla, Lima se lo merece, espero que todo salga bien.

    ResponderEliminar
  2. Ferrocarril a diesel Callao-chosica no sean malos!!

    ResponderEliminar
  3. osea que de un subterraneaneo ya ni hablamos.

    ResponderEliminar
  4. Depende de que Linea frank,

    La Linea 3 debe ser subterranea, ya que pasa por la marina y javier prado.

    Como en muchos paises del mundo, el metro de Lima tendra las caracteristicas de ser:

    Subterraneo
    Elevado
    Superficial(raz del suelo)

    Por ejemplo la Linea 2, Chosica-Callao sera 95% del recorrido superficial.

    Las superficiales son las mas baratas,
    Le siguen las elevadas,
    Las subterraneas son las mas caras.

    Todas estan bien, depende del espacio, donde no hay espacio se debe meter subterranea.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. eso no es un metro , eso es un tren obsoleto metro es el que tiene santiago,bogota,caracas,rio etc
    el pueblo peruano no se merece que lo enganen ESO QUE HACEN PASAR COMO METRO ESTA EN DESUSO DESDE 1967 EN EUROPA Y ESTADOS UNIDOS ;
    LIMA SE MERECE UN METRO COMO EL SANTIAGO POR LO MENOS.
    PUEBLO PERUANO NO DEJEN QUE LOS ENGANEN
    UN PERUANO QUE CONOCE DE METROS SUBTERRANEOS E INGENIERO ELECTRONICO CON MAESTRIA EN LA ESPECIALIDAD SUBTERRANEA EN USA.
    FERNANDO ROSSI.
    NEW YORK USA.

    ResponderEliminar
  6. Amigo Anónimo: Bogotá no tiene metro, y el modelo de tren del metro de Lima no está en desuso, pues es igual al que circula en la Línea B del metro de Roma.
    Por otra parte, el concesionario que tome la Línea 1 en Lima deberá comprar un buen número de trenes, que seguramente serán de un modelo muy moderno.

    ResponderEliminar
  7. Eso no es un metro,no nos engañen mas,pero no solucionamos nada,amagandonos escribiendo.
    Tenemos que hacernos oir en las calles y castigarlos en las elecciones, no Alan Garcia, no castañeda lossio,no estar sacando carnetcitos de gobierno de turno, la culpa es nuestra por dejarnos violar politicamente.
    Imaginense en este instante como se estaran burlando de todos nosotros?
    Contabilizando el dinero robado?
    Hay que enderesar a nuestros politicos por el bien nuestro ya que nadie nos defiende.
    El enemigo no son los chilenos,ni ecuatorianos, el enemigo esta en nuestra propia casa.

    ResponderEliminar
  8. Si es un metro, es infantil insistir en que el hecho de no ser subterráneo lo descalifica como tal. Si tienes complejo de víctima ese es tú problema, no el nuestro.

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog