sábado, 20 de noviembre de 2010

Economía Peruana: lo que dice Veja, de Brasil

La revista Veja, una de las más importantes de Brasil, acaba de publicar un elogioso artículo, de seis páginas, acerca de los logros que viene alcanzando la economía peruana. Titulado La Fuerza del Modelo Andino, el texto hace un repaso de las características de nuestro modelo de desarrollo.

Para empezar, señala que "a diferencia de muchos de sus vecinos, el Perú se enorgullece de sus políticas de privatización y sus acuerdos comerciales, que están ayudando a reducir la pobreza".
También hace una reseña de lo que se está viendo en materia agroindustrial, centrándose en los exitosos ejemplos de Chavimochic y del valle de Ica, en los cuales ahora se alcanza pleno empleo. Elogiando lo que hace la empresa Camposol en Chavimochic dice: "utiliza agua del río Santa, para irrigar los brotes de espárragos, palta, pimientos y alcachofas. Con el uso de tecnología israelí, el agua es filtrada y distribuida en mangueras con pequeños agujeros."
Lo que ocurre en la agricultura, dice, "es reflejo de la aceleración de la economía peruana, cuyo PBI debe crecer 8.5% este año, más que el de Brasil". Ello ha permitido que "Trujillo, que hace cinco años vivía modestamente con el ingreso proveniente de algunas mineras y las microempresas productoras de calzado, haya sido completamente transformada por la vocación exportadora". Eso se ha traducido en "dos nuevos centros comerciales, gimnasios, y cinco universidades. El número de autos se ha quintuplicado y la población ha crecido 30%."
En cuanto a la economía en general, la revista señala que "desde los años 90, todos los presidentes tienen cuidado en mantener la estabilidad y atraer inversiones". Así lo viene haciendo inclusive Alan García, "que entre 1985 y 1990 había castigado al país con medidas populistas y estatizantes". "En estas casi dos décadas, se ha firmado tratados de libre comercio con Estados Unidos, China, Chile, Canadá y Singapur. Las empresas estatales ineficientes fueron privatizadas, y los empresarios fueron llamados a invertir en obras de infraestructura, como puertos, carreteras y aeropuertos". "En los próximos cinco años, el Perú tendrá la menor inflación de América Latina, y el quinto mayor crecimiento del PBI, con un promedio de 5.8%". "Alan García deberá terminar su gestión el año que viene, habiendo reducido la pobreza de 48 a 36% de la población."
La nota también se refiere al emblemático tema de la gastronomía, alrededor de la cual se ha propiciado una verdadera revolución, con miles de jóvenes estudiando para chefs, y con numerosas marcas peruanas incursionando en otros mercados. Al respecto, cita a Gastón Acurio, exitoso chef cuya fama ya trascendió las fronteras, y líder de este movimiento: "Dejamos de ser una sociedad paternalista, en la que el Estado controlaba el destino de las personas, para ser una que confía en el esfuerzo individual y en la creatividad. La condición previa para que un pueblo pueda exportar es confiar en lo que hace y sentir que su producto puede seducir a cualquier persona en el mundo. Y el Perú está en ese momento".

En diez años, dice Veja, "las exportaciones peruanas de diversos productos se cuadruplicaron". Esto incluye "oro, plata, plomo y zinc, con altos precios en los mercados internacionales", pero también "vestidos y pantalones para conocidas marcas", así como "etanol para los autos americanos, y legumbres y hortalizas para los platos de suizos y españoles".

Refiriéndose al tema de las inversiones, señala que en el Perú "el inversionista extranjero recibe el mismo tratamiento legal que el peruano, y puede abrir una cuenta corriente en un banco en dólares, euros, reales o cualquier otra moneda". En materia de empresas públicas, dice que "el Perú está libre de las obsesiones que llevaron a otros países de la región al desastre económico en años recientes. No hay, por ejemplo, la compulsión estatizante que afecta a las empresas venezolanas. En el Perú se puede ver al presidente de una gran estatal defendiendo, sin ninguna restricción, la privatización o las alianzas con empresarios". Acto seguido, la revista pone como ejemplos de esta política la multimillonaria inversión de Dubai Ports en el puerto del Callao, que gracias a ello viene reduciendo sustantivamente sus costos, y la próxima asociación de la empresa estatal Enapu en un megaproyecto con privados.
La publicación también se refiere a la Carretera Interoceánica, que quedará terminada dentro de muy poco tiempo, uniendo las ciudades brasileñas con tres puertos peruanos en el océano Pacífico. A través de ella, "el Perú exportará cemento, pescado, sardina, legumbres y minerales, e importará soya, maíz, trigo y carne." De otro lado, menciona que "la amistad con sus vecinos Chile y Colombia está siendo ampliada, y a fines de noviembre las bolsas de valores de los tres países se integrarán en una sola, que será la segunda más grande de América Latina, solo por detrás de la de Sao Paulo.""En cambio, los peruanos parecen dispuestos a distanciarse del modelo que mezcla izquierdismo y populismo indígena, vigente en los vecinos Ecuador y Bolivia. El discurso que aplica la lógica de la lucha de clases al indigenismo, curiosamente no echó raíces en el Perú, que fue centro del Imperio Inca."
En una de las fotos del artículo, la revista hace el siguiente interesante comentario: "Acabó el tiempo en que la cultura peruana era representada por pequeños grupos musicales tocando flautas de bambú y un tambor en las plazas europeas. Ahora, el embajador de la tradición nacional es el chef Gastón Acurio, dueño de una red de 25 restaurantes en el exterior y 15 en el Perú. El país se ha convertido en un exportador de chefs de cocina".

Por último, Veja hace una comparación de los modelos económicos peruano y brasileño. Tal como se observa en el recuadro, contrasta resultados en cuanto a crecimiento y reducción de la pobreza, y analiza las características de cada uno. En el ámbito del comercio exterior, por ejemplo, se refiere a nuestros cada vez más numerosos tratados de libre comercio, que nos permiten exportar, libre de impuestos, a grandes mercados, en tanto que Brasil, como integrante del Mercosur, se halla limitado por la decisión de sus socios del bloque.
En materia de inversión extranjera directa (IED), subraya el carácter totalmente libre de esta en nuestro país, pues los inversores pueden hacer las remesas que deseen, sin restricciones. Como resultado de ello, la IED se ha triplicado desde el año 2000, en contraste con una caída en Brasil, donde los flujos están severamente limitados.
En lo que atañe a las cargas sociales y laborales, mientras que en el Perú representan el 45% del salario, en Brasil representan nada menos que el 100%. En cuanto a las licencias para construir centrales hidroeléctricas, en el Perú se otorgan en un plazo máximo de dos años, mientras que en Brasil el tiempo de espera puede llegar a siete años. Por último, el artículo menciona que en el Perú ya se privatizó siete aeropuertos, esperándose hacer lo mismo con todos los demás, mientras que en Brasil, pese a que sus aeropuertos están saturados, el proyecto de privatizarlos fue archivado.

1 comentario:

  1. Es imperativo que superemos la etapa del "Sí se puede" por "Y ahora a dónde vamos", todos reconocen los avances de nuestro país y, curiosamente, menos nosotros. Posiblemente se deba a que el pasado dejó huella y no creemos que estamos despegando. Falta mucho, muchísimo pero, sobre todo, falta que seamos parte activa y no simples espectadores.
    ¿Algo más? Sí, falta eso que ponen las gallinas.

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog