jueves, 28 de mayo de 2015

El Perú en el Ranking Latinoamericano: Inversión Extranjera Directa 2014

El panorama económico global del año 2014 continuó signado por la debilidad, con algunas economías saliendo lentamente de sus crisis previas y otras en fase de desaceleración tras años de crecimiento. Y eso, al afectar los precios de los commodities que América Latina exporta (petróleo, cobre, oro, hierro, soya, etc) y ralentizar el potencial de crecimiento de sus economías, desincentivó el ingreso de inversión extranjera directa (IED), cuyo flujo retrocedió un considerable 17% frente al año anterior.

La IED es, como ya hemos visto anteriormente, aquella inversión que arriba a los países para quedarse durante largos períodos y participar en proyectos productivos, construcción de infraestructura, etc. Como tal, es un componente importante del producto bruto interno, pues complementa la inversión privada nacional y la pública, e incide directamente en el crecimiento de dicho indicador.

Teniendo eso en cuenta, y aprovechando que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), acaba de publicar datos al respecto, hagamos una evaluación de cómo le va a cada uno de los países de la región en la materia. Las cifras, expresadas en millones de dólares, corresponden al flujo de IED del año 2014 (pero para efectos comparativos también consignamos las del 2013).

Brasil, como de costumbre, fue el principal receptor, con una cifra que superó los US$ 62 mil millones, y que implicó un leve decrecimiento de 2% frente al año anterior.

Luego, con un monto de casi US$ 23 mil millones, se situó México, cuyo considerable retroceso de 49% no se explica por un decaimiento del atractivo del país para con la IED, sino porque la cifra del 2013 resultó espectacularmente incrementada por una inversión extraordinaria destinada a la compra de una importante cervecera.

Inmediatamente después, y con un número casi idéntico, figura Chile, destacando una vez más entre los grandes de la captación de IED regional, pese a ser apenas la sexta economía latinoamericana. En el cuarto lugar se ubica Colombia, cuya cifra prácticamente no varió respecto del año anterior.

El Perú avanzó una casilla frente al año 2013 y recuperó su quinto puesto a costa de Argentina. Ello se explica por la buena reputación de su política económica, considerada seria y confiable para con las inversiones, y se produjo no obstante la fuerte caída de 18% de su monto, que retrocedió de US$ 9,298 millones a US$ 7,607 millones. Este año, que se ha iniciado con un muy aceptable monto de US$ 2,818 millones en el primer trimestre, podría ser de fuerte recuperación, habida cuenta de los grandes proyectos ya iniciados o ad portas de ser ejecutados, como el gasoducto del sur, la Línea 2 del Metro de Lima, los puertos de, Yurimaguas y Pisco, el aeropuerto internacional de Chinchero, las minas de cobre de Las Bambas y Cerro Verde, etc.

Tras nuestro país se ubica, como dijimos, Argentina, con una cifra que disminuyó un apreciable 41%, y luego Panamá, con un flujo bastante importante para el tamaño de su economía.

La gran potencia petrolera sudamericana, Venezuela, se sitúa casi al fondo de la tabla, con un monto de apenas US$ 320 millones, inferior en nada menos que 88% al del año previo y totalmente explicable por la muy deficiente política económica allí aplicada.

La tabla la cierra Paraguay, con un monto de apenas US$ 236 millones, que sin embargo implicó una espectacular mejora de 228% respecto del registrado en el período anterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog