jueves, 7 de mayo de 2015

Las Exportaciones No Tradicionales, Antes y Ahora

Tras el breve recuento de hace algunos días, acerca de cómo evolucionaron en nuestro país las exportaciones tradicionales, veamos ahora, gracias a información del Banco Central de Reserva (BCR), cómo les fue a su contraparte, es decir, las no tradicionales.

Las uvas son las principales representantes del principal rubro exportador no tradicional.

Después de haberse pasado la década de 1960 representando sólo un poco más del 10% del total, entre fines de dicha década e inicios de la de 1970 éstas cayeron a un porcentaje promedio de apenas 5%, pero a partir de 1979, apuntaladas por las medidas tributarias, crediticias y cambiarias dictadas por el gobierno de entonces, comenzaron a superar regularmente el 20%, e inclusive en la década de 1990 casi promediaron el 30%.

Ese creciente protagonismo, manifestado en considerables tasas de crecimiento de sus montos (que pasaron de US$ 845 millones en 1980 a US$ 989 millones en 1990 y luego a US$ 2,044 millones en el 2000) no ha cesado en este siglo, pese a que la espectacular alza de precios de los commodities elevó a más de 75% (y casi hasta 80%) la participación de las exportaciones tradicionales en el total, en desmedro de las no tradicionales, que bajaron de más de 25% a cerca de 20%.

Y es que estas últimas, si bien no crecieron al vertiginoso ritmo de aquéllas (que se hallaban apuntaladas por el boom de precios), continuaron expandiéndose de manera apreciable, como lo demuestra el hecho de que pasaron de los ya mencionados US$ 2,044 millones el año 2000 a US$ 7,699 millones en el 2010 y a nada menos que US$ 11,677 millones en el 2014.

Tan importantísimo incremento, reflejo de una evolución muy interesante en materia de volúmenes y variedad de rubros y productos, y de una mentalidad comercial que aspira a seguir creciendo, se está traduciendo (ahora que las exportaciones tradicionales retornan a precios más normales y montos más sostenibles) en una creciente participación en el total de ventas del país. Así, mientras el año 2006 ésta cayó hasta 22.2%, en el 2014 cerró en 29.5%, y en los dos primeros meses del presente año ya llega a 33.5%. De continuar la tendencia, este año podría cerrar registrando el porcentaje más alto jamás alcanzado por el rubro no tradicional.

El cuadro adjunto nos ofrece muestras de esa muy positiva evolución. Mientras en 1970 las exportaciones agropecuarias representaban apenas el 0.8% del total, en el 2014 (de la mano de las vertiginosas ventas externas de espárragos, uvas, paltas, mangos, quinua, pimiento piquillo, banano orgánico, mandarinas, alcachofas, etc) ya representan el 10.7%, quintuplicando lo exportado por el sector agrario tradicional (azúcar, algodón, café) y estando a punto de superar al tradicional sector de petróleo y derivados, para convertirse en el segundo más importante del país, sólo por detrás del sector minero tradicional.

Mientras las de textiles y confecciones representaban en 1970 el 0.1% del total, en el 2014 representan el 4.6%. Para las exportaciones químicas los porcentajes son de 0.6% y 3.8%, respectivamente; para las siderometalúrgicas 0.3% y 2.9%; para las pesqueras no tradicionales (calamares, conchas de abanico, langostinos, truchas, etc) 0.5% y 2.9%; para las metalmecánicas 0.1% y 1.5%; y para maderas y papeles y sus manufacturas 0.5% (en 1985) y 1.1%.

El único sector exportador que no ha tenido una evolución espectacular ha sido el minero no metálico (cemento, mármol, fosfatos, etc), cuyo porcentaje sólo aumentó de 1.4% en 1979 a 1.7% en el 2014.

Foto: Agroforum

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog