jueves, 28 de mayo de 2015

Preguntas y Respuestas sobre Tía María (2da Parte)

Continuamos con la interesante serie de preguntas y respuestas formuladas por el Ministerio de Energía y Minas (MINEM) y publicadas en su documento referido al proyecto cuprífero de Tía María.

En las siguientes respuestas se señala, adicionalmente a los vistos en nuestra primera nota al respecto (ver aquí), estos importantes temas:

- La desalinización del agua de mar no afectará la fauna pesquera (pues la sal, en forma de salmuera, será devuelta al mar por una extensa tubería, a gran distancia de la costa y a gran profundidad, lo que permitirá su adecuada difusión).

- La disponibilidad de agua del valle no se afectará en absoluto (pues la mina sólo empleará la mencionada agua del mar), sino más bien crecerá, con la próxima construcción de la represa de Paltuture, que desde el 2017 asegurará la disponibilidad en épocas de sequía.

- La profundidad del tajo no afectará las aguas subterráneas, pues el estudio hidrogeológico ha demostrado que no existe vinculación entre el fondo de éste y el acuífero del valle.

- Ni el ruido ni el polvo afectarán el valle ni las poblaciones más cercanas, debido a la distancia de varios kilómetros y a que las explosiones sólo serán interdiarias y en horas donde el viento corre desde el valle hacia la mina. Además, para evitar el levantamiento de polvo, habrá un riego permanente de la zona de recojo del mineral, que luego será almacenado en un depósito cerrado.

- No habrá emisiones al aire, relaves ni lluvia ácida, debido a que el proyecto no tendrá un proceso metalúrgico del tipo fundición o refinación, sino del tipo lixiviación con posterior electrolisis, considerado el más amigable con la naturaleza. En éste, una solución de agua y ácido sulfúrico separará el cobre del mineral; luego un proceso de electrolisis aplicado a dicha solución permitirá recuperar el cobre; y por último una corriente eléctrica de baja intensidad hará posible obtener el metal en forma de cátodos.

- El ácido sulfúrico necesario para la lixiviación provendrá de la fundición de Southern existente desde hace muchos años en Ilo. Desde allí será trasladado por buque hasta el puerto de Matarani, y luego hasta Tía María por un ferrocarril que construirá la empresa y que no pasará por ningún centro poblado ni campo de cultivo.


- El proyecto generará múltiples beneficios a la zona. Para empezar, brindará 3 mil puestos de trabajo en la etapa de construcción, y luego 600 directos y 3,500 indirectos en la de operación. Además, mejorará la infraestructura educativa, los servicios de saneamiento (agua potable y desagüe) y salud, y la capacitación técnica de sus pobladores. Asimismo, dinamizará la actividad económica y comercial, con los restaurantes, centros de expendio y otros establecimientos que propiciará, gracias a su variada demanda de servicios.

- También dará lugar a un importante canon. Así, considerando un precio del cobre de US$ 3 por libra, la región Arequipa percibirá anualmente 270 millones de soles (aproximadamente US$ 87 millones), la provincia de Islay 64 millones (US$ 21 millones) y el distrito de Cocachacra 34 millones (US$ 11 millones).

- La Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), basada en sus conocimientos y experiencia  a nivel mundial en proyectos de este tipo, efectuó (ver aquí) 138 observaciones al primer estudio de impacto ambiental (EIA) del año 2009.

Tal como se puede ver en el documento cuyo extracto presentamos a continuación, éstas ya fueron completamente subsanadas.

Parte de las observaciones de la UNOPS, ya subsanadas. Ver aquí la totalidad de ellas.

Por tal razón, el segundo EIA del año 2013, que las tomó plenamente en cuenta, fue aprobado (en agosto del 2014) por el MINEM.

- El EIA ya aprobado por el ministerio no es el único instrumento ni instancia para asegurar el buen desempeño ambiental del proyecto. Antes del inicio de operaciones se deberá aprobar un Plan de Cierre de Minas, que garantizará que al final de la explotación del yacimiento no se generará ningún pasivo ambiental. Paralelamente, habrá un permanente control por parte del estatal OEFA (Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental). Y, de acuerdo a lo establecido por el nuevo Reglamento Ambiental para Actividades Mineras, el EIA deberá ser actualizado en su plan de manejo al quinto año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog