domingo, 17 de abril de 2016

La Carrera Latinoamericana de la Calificación Crediticia (según Moody's, a abril del 2016)

Con la reciente mejora de la calificación crediticia de Argentina por parte de Moody's, el país del sur ha escalado del nivel Caa1 (correspondiente a los países en default) al B3 (ya fuera de dicha problemática situación, por lo menos en lo que atañe a la referida agencia calificadora, pues aún lo sigue estando para Standard & Poor's y Fitch, las otras dos grandes de la especialidad).

Con ello, se alejó un poco de Cuba y Venezuela, los países de la región con peor reputación crediticia, y se puso al nivel de Ecuador y Honduras. Pero todavía le queda un buen número de escalones para igualar a Brasil (recientemente degradado y hoy en el nivel Ba2) o a Paraguay, Costa Rica y Guatemala, encumbrados en lo más alto del Grado de Especulación y cerca de ingresar al Grado de Inversión.

Y ni qué decir de la distancia y seguramente los largos años que le restan para ponerse a la par de los países más destacados en el tema y calificados con Grado de Inversión. En efecto, son nada menos que siete escalones los que la separan de Panamá, Colombia y Uruguay (los tres con rating Baa2), nueve de México y el Perú (poseedores de rating A3) y nada menos que doce para equipararse con Chile, indiscutible líder regional (situado en el nivel Aa3).

Pero lo importante es haber comenzado a transitar el camino de la sensatez, la responsabilidad fiscal y la recuperación de la credibilidad. Cuanto más se incida en ello, más rápido se verán los frutos y más rápido será el avance en este importante tema, que no sólo trata de la ubicación de países en un recuadro, sino fundamentalmente de la disponibilidad y costo del financiamiento internacional y del atractivo para captar inversiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog