lunes, 4 de enero de 2010

Lo que se Espera en el Nuevo Año


Superado el relativamente complicado 2009, el nuevo año se presenta mucho más auspicioso. Veamos algunas razones para considerarlo así.

En primerísimo lugar, prácticamente todos los analistas coinciden en que habrá un crecimiento del PBI de 4.5% o más. Sería, pues, un año de fuerte reactivación, en el que se iría retomando la velocidad previa a la crisis. Lógicamente, esto se deberá, en gran medida, a la recuperación de las exportaciones, que según Adex crecerían aproximadamente 15%, con lo cual bordearían los US$ 30 mil millones, pero aún no alcanzarían el nivel record del 2008. También harían un aporte significativo la construcción y el comercio, que volverían a tener roles protagónicos. La industria comenzaría una carrera ascendente, para dejar atrás su pésimo desempeño del 2009. La inflación se incrementaría ligeramente, a 2 ó 2.5%, tasa bastante mayor que la del 2009, pero situada en niveles internacionales. El tipo de cambio seguiría cayendo ligeramente, no sólo por la debilidad del dólar, sino también por la fortaleza del nuevo sol, que se vería apuntalada con el masivo ingreso de inversiones. Por todo ello, el dólar cerraría el 2010 en 2.80 o menos. La Bolsa de Valores seguiría creciendo significativamente, aunque ya no a la espectacular tasa del 2008. No obstante, el 50% de avance que se estima le permitiría cubrir la totalidad de lo perdido en el 2007. Con ello, los fondos de pensiones también se incrementarían, para satisfacción de los afiliados a las AFP. El impuesto a las ganancias de capital, que deberá ser pagado desde este año (al haberse eliminado la exoneración), no debería afectar mayormente al mercado bursátil, pues los inversionistas se fijan principalmente en los fundamentos macro y en la situación de las empresas. La combinación de buen crecimiento y baja inflación permitiría reducir la tasa de pobreza, aunque probablemente no lo suficiente como para ponerse en posición de alcanzar la meta de 30% establecida para el 2011. Dada la fortaleza de la economía peruana, que logró escapar de la recesión que afectó a la mayoría de países, y dados sus muy buenos indicadores, que no sólo no se afectaron, sino que inclusive en algunos casos mejoraron, es probable que Standard and Poor's y/o Fitch eleven la calificación crediticia de nuestro país, pasándola del actual BBB- a BBB. Por su parte, el nivel de riesgo-país, actualmente en 170 puntos básicos, muy probablemente reiniciará su carrera a la baja, aproximándose a los 100 puntos en que se hallaba al iniciarse la crisis.


Se inaugura la primera etapa, y probablemente se inicie la segunda

En el ámbito de la infraestructura, habrá muy buenas noticias. En los próximos días se iniciarán los trabajos del Metro o Tren Eléctrico, esperado durante veinte años, y que por fin podrá circular dentro de año y medio. En marzo o abril se elegirá al consorcio que lo operará, y que comprará nuevos trenes. Y quizá a mitad de año se haga la convocatoria para prolongarlo hasta San Juan de Lurigancho. También se pondrá en operación El Metropolitano (con su esperada Estación Central), sistema de buses articulados y propulsados a gas, que recorrerán Lima desde Chorrillos hasta Comas. En mayo se inaugurará la primera etapa del Muelle Sur, el más grande del Callao, con sus primeras seis grúas pórtico y 18 de patio, y con capacidad para recibir grandes buques del tipo Post Panamax. Y si se cumple lo ofrecido por Dubai Ports, en el segundo semestre podría iniciarse la segunda etapa. A mediados de año quedará concluido el túnel trasandino de Olmos, permitiendo trasvasar agua desde la sierra hasta la costa.


Se comienza a hacer realidad el megaproyecto cuprífero

En el segundo semestre comenzará la construcción de nuestra mina más grande: Toromocho, cuya producción de cobre se iniciará dos años más tarde. Y, en el norte, comenzará a producir la planta de fosfatos de Bayóvar, De otro lado, entrará en vigencia el TLC con China. Y, a diferencia de lo ocurrido el año pasado, sí habrá beneficios del TLC con Estados Unidos, pues ese país se hallará en plena recuperación, al haber dejado atrás lo peor de la crisis.
En Pisco y Marcona, comenzará la construcción de las dos primeras plantas petroquímicas. En febrero, Votorantim inaugurará la ampliación de la refinería de zinc de Cajamarquilla, que duplicará su producción a 320 mil toneladas. En el segundo semestre, Lima dará un salto cualitativo en materia de abastecimiento alimentario y comercialización, al comenzar a operar el gran mercado mayorista de Santa Anita. En mayo, se inaugurará la planta de licuefacción de Pampa Melchorita, iniciándose la controvertida exportación de gas a México. Dos meses después comenzará la construcción, en el Callao, de la planta de tratamiento de aguas residuales de Taboada, que hará posible tener un litoral limpio.


Planta de licuefacción, gas de exportación (Foto: CDB Melchorita)

En materia de telecomunicaciones, el año comenzó con la entrada en vigencia de la portabilidad numérica, que permitirá cambiar de empresa celular sin cambiar el número. De otro lado, lamentablemente se reducirá el canon minero, pues, con la baja de los precios de los minerales en el 2009, las empresas tuvieron menores utilidades, lo que afectará la recaudación del impuesto a la renta. El empleo crecería; si logró hacerlo inclusive en el débil 2009, con mucha mayor razón y fuerza lo haría en el presente período, de la mano del repunte de la construcción, el comercio y las exportaciones.

Como vemos, el flamante año trae, en lo que atañe a la economía peruana, un buen número de elementos que inducen al optimismo. Por lo tanto, salvo que ocurra algo inesperado, parece haber motivos para confiar en un buen 2010.

4 comentarios:

  1. Haber dos cosas :
    1.-" iniciándose la controvertida exportación de gas a México...." porque controvertida?
    2.- "El empleo crecería; si logró hacerlo inclusive en el débil 2008, con mucha mayor razón y fuerza lo haría en el presente período...." creo que te equivocaste y quisiste decir debil 2009

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por la observación, Piero. Ya hicimos la corrección.

    En cuanto al empleo del término que mencionas en tu primer punto, se explica por el hecho de que (al margen de que estemos de acuerdo o no) hay controversia: entre otras cosas, se cuestiona las ventajas de exportar a un mercado tan lejano, hacerlo cuando las reservas encontradas hasta hoy no garantizan cabalmente el abastecimiento interno, y cuando se tiene al frente la posibilidad de emplear el gas para el desarrollo de una industria tan valiosa como la petroquímica.

    Sin embargo, de otro lado, se debe tener en cuenta que, si no hubiera sido por el contrato de exportación, no hubiera habido (en los años 90, cuando las perspectivas eran mucho más inciertas que las actuales y dada la pequeñez de nuestro mercado)interés en desarrollar el proyecto (como lo demostró la Shell, al retirarse). Además, está el fundamental aspecto del respeto de los contratos firmados.

    Es decir, hay argumentos en un sentido y el otro. Por eso decimos que el tema es controversial.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Ok gracias por la respuesta ... por mi parte prefiero que no se exporte nada y se proveche acá, en el pais..

    ResponderEliminar
  4. primeramente queria sugerir algo muy importante cuando ustedes dicen k el gas natural se enfria a - 163° centigrados el termino centigrados ya quedo en la historia segun el IUPAC hoy en dia solo se utiliza lo grados celsius los correcto debe de ser -163°celsius...........

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog