viernes, 29 de enero de 2010

Bonos Peruanos Extienden sus Plazos

El Perú sigue consolidando su presencia en los mercados de capital, a través de exitosas colocaciones de bonos soberanos, que cada vez registran plazos más largos.
Esta vez no lo hizo a través de una emisión en moneda extranjera, sino de una en moneda nacional, destinada a financiar diversos proyectos de inversión pública (agua, desagüe, irrigación, salud, transporte y energía).

Si bien esta involucró un monto relativamente pequeño (300 millones de soles, equivalentes a unos US$ 105 millones) es importante por haber sido colocada al plazo más largo obtenido hasta el momento sin emplear un sistema de reajuste: nada menos que 32 años (pues los bonos recién vencerán en el año 2042). Tan sólo México había logrado un plazo tan largo para una emisión en moneda local. Es cierto que en noviembre del 2006 nuestro país había llevado a cabo una emisión de bonos soberanos en soles a 40 años (que vencerá en el 2046), pero esta tenía el plus del reajuste inflacionario mediante el sistema VAC, que se sumaba a la tasa de 3.83%.

La emisión que ahora comentamos, en cambio, fue colocada sin la ventaja de ningún reajuste adicional, sino con el simple atractivo de su tasa de 6.85%. Además, fue ofrecida a la par, es decir, sin descuento sobre su valor nominal. Pese a ello, tuvo una enorme demanda, que superó en 2.5 veces el monto ofrecido, y que refleja el alto grado de confianza de los inversionistas en el desempeño de largo plazo de nuestra economía, en la estabilidad de los precios y en la fortaleza del nuevo sol. Inclusive, tal como se aprecia en el cuadro, su plazo superó al de todas las emisiones en dólares.

Eso significa que la moneda extranjera (sea el dólar o el euro) ya no es considerada en nuestro país el único activo confiable en el largo plazo. Nuestra moneda, que desde hace un tiempo muy prolongado viene exhibiendo una extraordinaria estabilidad, también va siendo tomada en cuenta para tal propósito.

De otro lado, la emisión, al igual que las anteriores, sirve para establecer con más precisión la curva de rendimiento de nuestros bonos. Ello permite a las empresas, al gobierno y a todos los agentes productivos tener una referencia acerca del costo de financiamiento de largo plazo, y, en base a ello, hacer sus evaluaciones para nuevos proyectos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog