miércoles, 28 de enero de 2015

Big Mac Index: el Sol Debería Brillar Más

Como suele hacer regularmente, la revista británica The Economist acaba de publicar su Índice Big Mac, el cual, no obstante su aparente simpleza, brinda una importante referencia acerca del real valor de las monedas, y permite determinar si se hallan sobrevaluadas o subvaluadas frente al dólar norteamericano.

La razón para recurrir a un índice como el referido es la siguiente: en economía, para que la comparación entre diversos datos de uno y otro país sea válida, y no esté sujeta a las fluctuaciones de variables tan volátiles y discrecionales como el tipo de cambio, se apela a la teoría de la paridad del poder adquisitivo. Ésta se basa en un dólar cuyo valor no varía de un país a otro, y por lo tanto puede comprar una misma canasta de productos (idénticos) en cualquier parte del mundo.

Simplificando al máximo, y para aplicar dicha teoría al tema cambiario, The Economist emplea una canasta de referencia compuesta por un único producto: la muy conocida hamburguesa Big Mac. La eligió porque se vende en unos 120 países del mundo, y porque en todos ellos emplea métodos de preparación e ingredientes casi idénticos. Por lo tanto, es un bien prácticamente igual, con un costo que también debería serlo. De esa manera, si su precio en Estados Unidos es de US$ 4.79 (como efectivamente lo es en enero del presente año), también debería serlo en todas partes. Si en un país cuesta más, significa que su moneda está sobrevalorada; en tanto que si cuesta menos, está infravalorada.

Eso se constata claramente (ver cuadro de arriba) en los casos de Suiza y Ucrania. En el país alpino, la Big Mac cuesta nada menos que US$ 7.54, revelando una sobrevaloración de 57.5% del franco suizo. Contrariamente, en Ucrania la referida hamburguesa apenas cuesta US$ 1.20, indicando que la grivna tiene un valor 74.9% más bajo del que le corresponde.

Para averiguar la paridad en dólares, basta convertir el precio en la moneda nacional de cada país por el precio en dólares que la hamburguesa tiene en Estados Unidos.

El Sol: crecientemente infravaluado.

Teniendo en cuenta que a mediados de enero (fecha de la reciente encuesta de The Economist) una Big Mac costaba 10 soles en el Perú, al dividir ese monto entre los 4.79 dólares que costaba en Estados Unidos, resulta un tipo de cambio de paridad de S/. 2.088. Ese debería ser el valor actual del nuevo sol. Pero como el tipo de cambio es de S/. 3.01, significa que nuestra moneda está infravalorada en 30.6% (2.088/3.01). Es decir, el sol debería revaluarse, pues así lo sugieren las señales del mercado.

El mismo resultado se obtiene comparando el precio de venta en dólares de la hamburguesa en nuestro país con el vigente en Estados Unidos. Aquí, el precio de una Big Mac en la fecha señalada (10 nuevos soles) equivalía, al tipo de cambio de 3.01 soles por dólar, a 3.32 dólares. Dado que en Estados Unidos la misma hamburguesa costaba 4.79 dólares, significa que nuestra moneda está subvaluada (respecto de su nivel real) en 30.6% (3.32/4.79).

Ello implica que nuestra moneda aún tiene margen para incrementar su valor frente al dólar, buscando su precio de equilibrio, que, según The Economist, se hallaba (a la fecha del estudio) en 2.09 soles por dólar.

De los países considerados en el estudio, Ucrania y Rusia son los que poseen las monedas más infravaloradas (74.9% y 71.5%, respectivamente), teniendo, por ende, una amplia capacidad para revaluarse. Pero, sin duda, el caso más saltante es el de China, que por ser una enorme potencia económica y comercial, afecta con sus políticas a un gran número de países. Eso es lo que ocurre con su moneda, el yuan, que al estar subvaluada un apreciable 42.2%, dificulta las exportaciones provenientes del resto del mundo. De los países latinoamericanos considerados en el estudio, Venezuela es el de mayor infravaloración de su moneda (47.1%).

Sin embargo, lo explicado no parece estar respaldado por lo que viene aconteciendo actualmente en el mercado cambiario global, pues nuestra moneda (al igual que muchas otras del mundo, y de la mano del ajuste de la política monetaria norteamericana) más bien se ha debilitado frente al dólar. Los casos del bolívar y el rublo, en enorme declive a partir de marcos macroeconómicos gravemente deteriorados, son particularmente ilustrativos.

En el extremo opuesto, Suiza y Noruega son los países con las monedas más sobrevaluadas (57.5% y 31.5%, respectivamente), lo que lleva a pensar en probables devaluaciones futuras. En América Latina, el caso más importante de sobrevaluación corresponde al real de Brasil (8.7%).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog