miércoles, 15 de julio de 2015

Alentadora Reducción de la Siembra de Coca

En agricultura, siempre es deseable el incremento de la cantidad de hectáreas sembradas, con el fin de obtener una mayor producción de los diversos cultivos.

Pero la coca es una clara excepción a esta regla. Es que por constituir la materia prima de una de las drogas más poderosas y dañinas, la única meta posible para con ella es minimizar todo lo posible su producción, limitándola a los usos medicinales y tradicionales.

Afortunadamente, el Perú está obteniendo importantes logros al respecto. Así lo acaba de señalar, en su informe Perú: Monitoreo de Cultivos de Coca 2014, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

Según ésta, el espacio sembrado con dicha especie vegetal se redujo un apreciable 13.9% en el 2014, cayendo de 49,800 a 42,900 hectáreas, el área más baja desde el año 1998. Tal cifra representa, además, una reducción de aproximadamente 30% desde las 60,400 hectáreas contabilizadas en el 2012, "un resultado sin precedentes y bien recibido en el esfuerzo por mitigar el cultivo de coca y el tráfico ilícito de drogas en el Perú."

Además, la UNODC elogió al gobierno por haber "buscado implementar nuevas iniciativas promoviendo medios de vida alternativos en zonas de cultivos de coca y expandiendo servicios de prevención y tratamiento sobre abuso de drogas, y también en la mejora del control de precursores y el incremento de las incautaciones de los activos o bienes vinculados a las actividades de tráfico ilícito de drogas."

Asimismo, puntualizó que "es importante que estas iniciativas se lleven a cabo de manera consistente y complementaria en todas las áreas afectadas por el cultivo de coca, ya que sigue habiendo comunidades vulnerables a la actividad cocalera ligada al narcotráfico."

No dudamos que el Perú lo seguirá haciendo, especialmente en aquellas zonas, como el VRAEM (valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro) y el valle de La Convención-Lares, donde la ilegal actividad se hizo especialmente intensa en las últimas décadas. Felizmente, inclusive en ellas los resultados vienen siendo sumamente alentadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog