jueves, 23 de julio de 2015

Profundizando los Pozos de la Línea 2

En la Línea 2 del Metro de Lima, actualmente se viene excavando los cuatro pozos de ventilación que permitirán alcanzar la profundidad a la cual discurrirá el túnel subterráneo.

Esto viene ocurriendo, como se sabe, en la  Carretera Central, en el tramo de cinco kilómetros ubicado entre la Vía de Evitamiento y el Mercado de Santa Anita.

Por ahora, los trabajos consisten en excavar, encofrar y hormigonar sucesivos anillos, cada vez más profundos, hasta alcanzar el nivel en el cual transitarán los trenes, a un promedio de más de 20 metros. Así se logrará pozos tan impresionantes como el que se aprecia en el video que sigue, correspondiente a la Línea 12 del Metro de México.



Cuando ello ocurra, se comenzará a descolgar, por medio de poderosas grúas, toda la maquinaria necesaria para ejecutar el túnel, comenzando por las potentes excavadoras (que serán protagonistas en estas primeras fases de la obra, en que se empleará métodos convencionales de perforación). Por allí también se bajará, en su momento, las estructuras y todo el material requerido.

Se trata, como podremos constatar en los siguientes meses, de un proceso sumamente complejo, que deberá ser ejecutado con gran precisión y por manos expertas. De lo contrario, podrían ocurrir accidentes tan graves como el que se observa en el segundo video, fechado en diciembre del 2013 y correspondiente a las obras de la Línea 5 del Metro de Caracas.



En él se aprecia que dos grandes grúas, que estaban intentando bajar por el pozo una pesada viga de acero, perdieron estabilidad y se volcaron, poniendo en grave riesgo la vida de los trabajadores que se hallaban allí en aquel momento. Es de esperar que en nuestro metro no se registren hechos tan preocupantes como el mencionado (que afortunadamente sólo dejó daños materiales).

En las etapas posteriores, a desarrollarse a partir del 2016 entre la estación Nicolás Arriola y el Callao (incluyendo el ramal de ocho kilómetros de la Línea 4), los pozos de ventilación ya no serán utilizados para bajar maquinaria de perforación como la que se empleará en estas primeras etapas.

Es que a partir de entonces la perforación pasará a ser ejecutada por las dos grandes tuneladoras contempladas para la obra, las mismas que vienen siendo construidas por una empresa alemana y se encargarán de todo el resto del túnel (25 kilómetros). Esas portentosas máquinas serán bajadas al nivel subterráneo por los denominados pozos de ataque, extensas y profundas trincheras donde serán ensambladas y quedarán listas para iniciar su fundamental labor de perforación.

Por efectos prácticos, estos pozos suelen excavarse en los lugares donde están previstas las estaciones, de tal modo que sirvan para ambos propósitos. En nuestro metro, estarán ubicados en las estaciones Nicolás Arriola y Oscar Benavides de la Línea 2, y Gambetta y Quilca de la Línea 4 (que en el cruce de la avenida Oscar Benavides pasará debajo de la 2). En esos puntos comenzarán a operar y hacer notar sus sofisticadas características y formidables prestaciones, que sin duda contribuirán a acelerar de manera notable la megaobra.

Nota: este artículo fue revisado luego de su aparición, con el objeto de corregir algunos errores en que había incurrido, y por los cuales pedimos disculpas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog