martes, 28 de julio de 2015

La Compleja Construcción del Túnel Bajo el Puente

El túnel de casi dos kilómetros de largo que pasará debajo del río Rímac ya está muy avanzado en su construcción. Desde el exterior se puede apreciar su trazo, y en imágenes como la adjunta se observa parte de su amplio interior, donde habrá dos calzadas (con un muro intermedio) de tres carriles cada una.

Pero estaba pendiente la construcción de un tramo en una zona neurálgica, aquélla donde se ubica el virreynal Puente de Piedra, construido hace más de cuatro siglos.

Dado que la separación entre los pilares de dicha joya histórica es de diez metros, y que el ancho del túnel es de 27, se sabía que inevitablemente la trayectoria de éste coincidiría con el emplazamiento de los pilares centrales.

Para superar el problema, se optó por una solución muy parecida a la empleada en Madrid, España, cuando se construyó la autopista que pasa debajo del río Manzanares y de puentes tan antiguos como el nuestro. Lo que se hizo allí fue reemplazar el punto de apoyo del pilar, que dejó de estar en el lecho del río, para pasar a estarlo (como se aprecia en el gráfico adjunto) en el recio techo del túnel.

El procedimiento implicó sujetar el pilar mediante micropilotes horizontales insertados en él y unidos a recias vigas de concreto construidas a su costado. Debajo de éstas se construyó otras vigas paralelas y de forma almenada asentadas sobre otros micropilotes hincados a gran profundidad en el lecho del río.

En su momento se empleó, en los espacios libres de las almenas de las vigas inferiores, un gran número de gatas hidráulicas, para levantar algunos milímetros la estructura y efectuar el cambio de carga requerido.

Con ese apoyo provisional se obtuvo espacio libre para construir debajo del pilar. Por último, ya con el túnel construido, los micropilotes provisionales fueron cortados, y todo pasó a estar apoyado, como se dijo, en su recia estructura.

Algo muy similar se está haciendo aquí. Así lo dejan ver estas espectaculares fotografías de Abraham Cornejo y Julio Acuesta, que muestran al histórico puente virtualmente en vilo, sostenido por estructuras de acero y concreto como las que acabamos de describir. Mientras tanto, debajo de todo eso, las excavadoras hacen su difícil labor, abriendo espacio para el túnel.

Como se aprecia, se trata de un trabajo muy delicado, que debe ser llevado a cabo con gran precisión, para evitar lamentables accidentes o hasta el colapso del histórico puente.

Cuando se culmine, el túnel subfluvial ingresará a su recta final, pareciéndose cada vez más a lo que muestra el siguiente vídeo de la empresa concesionaria Lamsac. En éste se puede apreciar, entre sus diversos detalles, sus puntos de entrada y salida, uno ubicado en las cercanías de la avenida Tacna  y el otro en las proximidades del puente Huánuco.



De esa manera, al terminarse los trabajos, la ciudad habrá ganado por partida doble, pues no sólo habrá dado continuidad y encaminado hacia su total culminación un túnel subfluvial que aliviará en gran medida sus problemas de tránsito vehicular, sino también habrá reforzado y asegurado la existencia de uno de sus más importantes y representativos monumentos históricos.

Fotos: Lamsac, Julio Acuesta y Abraham Cornejo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog