viernes, 31 de julio de 2015

Un Mensaje a Tener en Cuenta

Un interesante video, con una excelente exposición acerca de lo que el populismo representa y ocasiona en nuestros países, ha sido propalado recientemente en Youtube.



Su protagonista, una joven guatemalteca llamada Gloria Álvarez, explica allí, de una manera muy didáctica, los procedimientos que suele emplear esta muy nociva forma de hacer política, cuyos nefastos resultados se tiene a la vista en varios países.

El caso más dramático es el de Venezuela, cuyos desequilibrios macroeconómicos han llegado a un nivel insostenible, y se traducen en un agobiante desabastecimiento de productos, la inflación más alta del mundo y el desplome del producto bruto interno (que tras haber caído un muy preocupante 4% en el 2014, lo haría en 5.5% este año).

La historia latinoamericana también nos habla de Cuba, donde la dictadura castrista no sólo desmanteló todas las instituciones y concentró el poder en manos del aplastante partido comunista, sino también precipitó al país, por mano de un estatismo absoluto y omnipresente, en un asombroso atraso económico. Y luego, como es típico en el populismo y como bien lo enfatiza Álvarez, optó por el manido y deshonesto argumento de culpar de tales penurias al imperialismo y otros supuestos enemigos internos y externos.

A esos países nosotros le añadiríamos al propio Perú de décadas anteriores, aquél que padeció desde el gobierno del dictador Velasco Alvarado (que con su absurdo estatismo puso el germen de la crisis posterior) hasta el primer y desastroso régimen de Alan García (cuyo pésimo manejo macro hundió al país en la hiperinflación y la más brutal recesión, y a todos los peruanos en una terrible pauperización).

Y también, por supuesto, les añadiríamos a Grecia, país europeo que, tras sucesivos gobiernos que virtualmente destrozaron su economía a punta de desenfrenado e insostenible gasto público y endeudamiento, hoy está en la humillante situación de tener que afrontar (como única forma de acceder a un financiamiento internacional que le ayude a salir de la catastrófica situación económica a la que lo llevó tanta irresponsabilidad) un terrible programa de ajuste.

Dicho padecimiento del país helénico, así como el que afrontó nuestro país hasta fines de los años 80, se hubiera evitado si esa mala forma de hacer política no hubiera aparecido ni tenido la vigencia ni receptividad que tuvo en su momento.

Afortunadamente, la razón se va imponiendo, y cada vez son menos los países que incurren en despropósitos como los reseñados, y cada vez más los que, aprendiendo de sus errores, se alejan del populismo y transitan el camino de la sensatez macroeconómica.

1 comentario:

Temas tratados en nuestro blog