domingo, 20 de agosto de 2017

El Detalle de la Reconstrucción con Cambios

El fenómeno de El Niño Costero que aquejó a nuestro país en los primeros meses del año, generó, como se sabe, graves daños.


Ahora ha llegado la hora de la reconstrucción, que será liderada por la flamante Autoridad para la Reconstrucción con Cambios, entidad creada por el gobierno con ese expreso cometido.

Esta se tomó varios meses para evaluar la situación y ahora, por fin, acaba de dar a conocer su plan de acción, por el cual se contempla trabajos que enfatizarán el aspecto de la prevención y que supondrán cambios en aquello que el país estaba haciendo mal y que venía propiciando situaciones tan trágicas como la ocurrida al inicio del año.

En ese marco de cosas, ya no se volverá a construir viviendas en zonas expuestas al riesgo de aludes, ni de material precario (como adobe y madera), sino de ladrillo y cemento. Además, estarán dotadas de elementos que les den sostenibilidad, como focos y caños ahorradores.

Las carreteras ya no serán construidas demasiado cercanas a los cauces de los ríos (donde son susceptibles de ser arrasadas por las crecidas de estos) y tendrán adecuados sistemas de drenaje y mejores materiales. Los sistemas de saneamiento tendrán tuberías de mayor calidad, en tanto que los centros de salud y escuelas tendrán mejor equipamiento, nuevo mobiliario, sistemas de captación de aguas pluviales, equipos ahorradores de agua y, donde se pueda, paneles solares.

Además, y para solucionar definitivamente problemas recurrentes, se efectuará obras de gran envergadura. En Piura, por ejemplo, se hará una intervención en la parte alta de la cuenca del río homónimo, lo que impedirá que  la ciudad vuelva a padecer inundaciones. Allí también, así como en Sullana, se construirá sistemas de drenaje pluviales, para que ambas urbes puedan enfrentar adecuadamente las intensas lluvias que cada cierto tiempo las afectan.

El plan, presentado hace dos días en la ciudad de Piura, implicará una inversión de S/ 23,338 millones (cerca de US$ 7,200 millones) en más de cinco mil proyectos. Ese dinero se empleará para rehabilitar o reconstruir más de 7 mil kilómetros de caminos, 2,638 de carreteras, casi 46 mil viviendas, casi 1,550 escuelas, 877 kilómetros canales de riego y drenes, 192 puentes y 154 establecimientos de salud.

En Piura (el departamento más afectado) se invertirá S/ 6,656 millones, en La Libertad S/ 4,150 millones y en Lambayeque S/ 3,005 millones.

Obviamente, el plan presentado sólo se refiere a lo que se prevé hacer. Pero en realidad ya se está efectuando varias obras, con la intención de solucionar problemas urgentes y adelantarse a las épocas de lluvias del próximo año. Así, se ha llevado a cabo labores de descolmatación en varios ríos y limpieza de quebradas, así como instalado diques, drenes, defensas ribereñas y mallas de contención. También se ha iniciado la construcción de varios puentes, vías y redes de saneamiento.

La reconstrucción implicará, como acabamos de ver, un considerable monto de recursos. Gracias a ellos se normalizará la vida de los numerosos damnificados. Pero también se generará un muy benéfico efecto dinamizador en el conjunto de la economía, precisamente en un momento en que esta se esfuerza por dejar atrás la desaceleración que la estaba afectando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog