domingo, 27 de agosto de 2017

Las Fundamentales Cifras del MMM 2018-2021

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) prepara periódicamente un importante documento denominado Marco Macroeconómico Multianual (MMM), que constituye su principal referencia para la ejecución de su política económica en el corto y mediano plazos, a la luz de la situación prevaleciente en los ámbitos nacional e internacional.

En septiembre del año pasado había publicado la última actualización del documento, pero ahora, teniendo en cuenta que el contexto global ha evolucionado, en algunos aspectos de manera favorable y en otros no tanto (o hasta en dirección contraria), ha efectuado la puesta al día correspondiente, y como resultado de ello acaba de difundir el Marco Macroeconómico Multianual 2018-2021.

En tal sentido estima que la economía mundial crecerá este año un poco más que el anterior, básicamente por la mayor expansión de Estados Unidos (que aceleraría aún más en el 2018), y pese a la desaceleración de China (que se intensificaría en el 2018 y 2019). La zona euro se mantendría con tasas parecidas a la actual. Lo mencionado equivaldría a un incremento del avance de nuestros principales socios comerciales, del 2.8% del año pasado al 3.2% en el actual y los siguientes.

Dichas circunstancias impactarían favorablemente en los precios de nuestros principales commodities de exportación. Así ya viene ocurriendo con el cobre, plomo y zinc, y ocurriría en el 2018 con el oro. El precio del petróleo (producto que en términos netos importamos) ya subió este año, y se mantendría invariable en los siguientes.

La inflación, tras haber reingresado al rango meta este año, se mantendría en él, y en el 2019 disminuiría a 2.5%. El tipo de cambio retrocedería este año, con un dólar a 3.28 soles, pero se incrementaría en el 2018 y 2019.

Los términos de intercambio (que miden la variación neta de los precios de exportación e importación) finalizaron en el 2016 una larga etapa de caída, y mejoraron fuertemente este año, esperándose que se estabilicen a partir del 2018.

En cuanto al crecimiento del PBI, este año sería de sólo 2.8%, cifra bastante menor que la de 4.0% obtenida el año pasado. Pero a partir del 2018 habría una recuperación a tasas de 4%.

Ese mayor optimismo en cuanto a la producción de los años siguientes se sustenta en la considerable mejoría prevista en la demanda interna, que pasaría de crecer apenas 0.9% este año a hacerlo 3.6% en el 2018 (el consumo privado pasaría de 2.3% a 2.8%, el consumo público de 0.5% a 5.0%, la inversión privada de -2.3% a 3.5%, y la inversión pública de 7.5% a 17.5%).

En el sector externo se espera un panorama mucho más favorable, gracias a lo que ya se está observando, con una balanza comercial que este año será mucho más positiva que en el 2016, y que se mantendrá así en los años siguientes. Eso y la recuperación de la inversión extranjera (que en el segundo trimestre de este año tuvo un gran bache que sería superado en los siguientes) están llevando a una sostenida disminución del déficit en cuenta corriente, que este año caería a 1.9%.

En materia fiscal, este año habrían ingresos algo menores que en el anterior, pero la situación se revertiría en los dos siguientes, por efecto del mayor crecimiento. Sin embargo, los fuertes desembolsos para atender los desastres naturales y diversas demandas sociales conducirían a un mayor gasto, y a resultados primario, económico y económico estructural claramente más deficitarios que los del año 2016, pero aún así en niveles totalmente manejables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog