domingo, 8 de agosto de 2010

A 20 Años del Fujishock

Hoy, 8 de agosto, se cumplen exactamente veinte años del discurso mediante el cual el entonces Ministro de Economía, Juan Carlos Hurtado Miller, anunció el descomunal paquetazo, conocido como "fujishock", que liberalizó los precios de la mayoría de bienes de la economía y puso fin a los cuantiosos subsidios que habían provocado el inmenso deficit fiscal peruano y con ello el virtual colapso de las finanzas públicas. Ese día comenzó el fin del desastroso modelo económico estatista y controlista que, a través de una hiperinflación de nivel astronómico y un terrible estancamiento productivo, había puesto al borde de la ruina al país, y empobrecido terriblemente a todos los peruanos.



El discurso terminó con la histórica frase: "Que Dios nos ayude", con la cual se reconocía la gravedad de los hechos y la inmensidad del inevitable desembalse de precios. Al desecharse los nefastos subsidios, la gasolina subió 3,000% de un día para el otro y los demás productos básicos también lo hicieron en porcentajes descomunales, ante los atónitos ojos de la población, que, sin embargo, entendió que la crisis económica, que durante más de veinte años venía pauperizando al país, no podía prolongarse más. Estoicamente, resistió y, afortunadamente, vio resultados muy pronto.

El pedido de Hurtado Miller fue escuchado, pero no, ciertamente, por una entidad divina, sino por excelentes equipos económicos, que, sucediéndose en la conducción de las finanzas públicas, aplicaron, con gran convicción, un muy bien diseñado programa de liberalización, el cual condujo, primero, a una rápida estabilización de los precios, y luego a la recuperación productiva.
Así, con las reformas de los sucesivos ministros, entre los que destacaron Carlos Boloña y Jorge Camet, el Perú sentó las bases de una economía moderna y se reinsertó en la comunidad financiera internacional. Las privatizaciones, la apertura comercial, la instauración del fundamental principio de la libre competencia y un tratamiento no discriminatorio al capital extranjero contribuyeron a que nuestro país se convirtiera, tal como lo es hoy, en uno de los más interesantes casos de estudio, referido a una economía que pasó, gracias a un dramático y adecuado cambio de rumbo, del más absoluto desastre, a un futuro con muy alentadoras perspectivas.

3 comentarios:

  1. CLaro que si! los peruanos no supimos levantar ... Viva el Chino

    ResponderEliminar
  2. caray k rapido.
    como pudimos aguantar todo esto??
    creo k gran merito lo tiene CARITAS DEL PERU, se acuerdan de mons. Durand.?? claro que si, si mas no recuerdo Caritas, administrada por mons Durand, alimento durante la crisis del fujishok a mas de 2 millones de peruanos.

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog