domingo, 20 de septiembre de 2015

La Dolarización Continúa en Retroceso

Hace dos meses, al referirnos al tema de la dolarización (porcentaje de los depósitos y créditos del sistema financiero constituido por dólares), hacíamos ver que su nivel había decaído ostensiblemente en comparación con el observado en los primeros años de este siglo.

Ejemplo de ello era que el coeficiente para los créditos había pasado de aproximadamente 80% del total a sólo 35%.

El problema previo se había originado, como mencionamos entonces, por la terrible hiperinflación que padeció nuestro país hasta fines de los años 80 y que redujo casi por completo la credibilidad en nuestra moneda, llevando tanto a los ahorristas como a los prestatarios a elegir siempre al dólar en sus operaciones de depósito y crédito.

Afortunadamente, a partir de la década de los 90, la baja inflación, la creciente confianza en la fortaleza del sol y las mayores tasas de interés que se comenzó a pagar por los ahorros en nuestra moneda llevaron a que se incrementaran los depósitos en ésta. Paralelamente, condujeron al incremento de los créditos en soles, dado que los bancos y otras entidades, que antes sólo los otorgaban en dólares (para asegurar el valor de su capital), cada vez más aceptaron hacerlo en soles. Con ello, el dólar perdió importancia como moneda de refugio y disminuyó su participación en las transacciones.

Esa saludable tendencia a la baja la comprobamos hace dos meses, y hoy, gracias a la última información publicada por el Banco Central de Reserva (BCR), vemos que se mantiene.

Así, al 15 de agosto del presente año el coeficiente de dolarización de los créditos ha descendido cinco puntos más y ya sólo llega al 30.8%. El de los depósitos, en cambio, sí ha repuntado levemente, y asciende a 35.1%, tasa que, sin embargo, no se compara en absoluto con la vigente hace cinco o más años.

Es importante mencionar, de otro lado, que como la evolución aquí descrita disminuye el protagonismo del dólar y eleva el del sol, el BCR, que controla la oferta de nuestra moneda pero no la otra, está viendo incrementada su libertad para desarrollar su política monetaria, elemento central en la lucha contra la inflación. Es que con una menor presencia del dólar tiene más control sobre la liquidez total, y por lo tanto una elevación de su tasa de interés de referencia (como la que acaba de decretar hace pocos días) produce mayor efecto. Paralelamente, la disminución de la vulnerabilidad cambiaria de los agentes económicos le permite despreocuparse un tanto de la fluctuación del dólar, propiciando que éste flote con mayor libertad.

La meta es llegar a una tasa de dolarización del orden del 15%, considerada razonable y adecuada. Falta recorrer un buen trecho para alcanzarla, pero es bueno comprobar que cada vez está más cerca.

1 comentario:

  1. Genial como siempre, gracias. Seria muy positivo para sus seguidores que no somos ecónomos, posts educativos, por ejemplo esto de la dolarización es importante, pero me parece que no solo se usa el término cuando se trata de créditos (?) no lo sé la verdad. Puedo buscar en Google lo sé, pero nunca será lo mismo cuando un profesional de tu país te lo enseña y lo explica con ejemplos de tu realidad. Espero lo tomen en cuenta amigos. Sigan así.

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog