miércoles, 30 de septiembre de 2015

Siete Grandes de América Latina: Cómo Van en Crecimiento (a Julio del 2015)

En el difícil 2015, signado por una recuperación aún incipiente de las principales economías, pero a la vez por la incertidumbre acerca de China y de la futura evolución de las tasas de interés de Estados Unidos, América Latina enfrenta un panorama de bajos precios de sus principales exportaciones y débil crecimiento.

Eso se comprueba observando las tasas acumuladas de expansión del producto bruto interno (PBI) de sus países más grandes en los primeros siete meses del año.

La economía que más viene creciendo hasta el momento es la de Colombia, con una tasa de 2.8% hasta junio. Dicho guarismo, sin embargo, deja ver una notoria desaceleración, derivada de la baja del precio del petróleo, su principal producto de exportación.

Le sigue la del Perú, que en julio se expandió 3.3%, con lo cual acumuló una tasa de 2.5%. Se estima que nuestro país mejorará ligeramente sus datos en lo que resta del año, con lo cual probablemente alcance un resultado anual algo superior al 3%.

Luego figuran México y Chile, ambos con 2.3% en términos acumulados. El primero había exhibido una importante recuperación en junio, con una cifra mensual de 3.2%, pero en julio retornó a una de 2.0%, que revela las debilidades aún existentes, y que le están haciendo crecer menos que su principal socio comercial, Estados Unidos.
Chile, por su parte, avanzó 2.5% en julio, demostrando que va capeando medianamente bien el temporal de la considerable baja de precios del cobre, su principal exportación.

Argentina, tras un inicio de año en el que inclusive se preveía una recesión, muestra una sensible recuperación, que ha llevado su cifra acumulada al 2.3%. Sin embargo, muchos analistas atribuyen tal hecho al enorme gasto público que el gobierno viene llevando a cabo con el fin de influir en los resultados de las elecciones presidenciales del próximo mes.

En el país más grande de la región, Brasil la situación económica es muy compleja, con una economía que, con una caída de 4.2% en julio, profundizó su recesión, llevándola al 2.7%, y, por si fuera poco, no logra atenuar su preocupante inflación.

De Venezuela no hay mucho que decir, excepto que continúa indetenible la caída de su producto bruto interno, que según el FMI y la CEPAL estaría entre 4 y 5% al cierre del año. La mejor prueba de ello es la hiperinflación allí instalada (acompañada de la pérdida de valor de la moneda) y el dramático desabastecimiento que afecta a la población.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog