martes, 27 de junio de 2017

Contra el Friaje en la Sierra: las "Casitas Calientes"

Cada invierno, los pobladores que más sufren en nuestro país son aquéllos que habitan las zonas más altas de la serranía, donde las temperaturas disminuyen a niveles extremos.

El problema es más grave de lo que podría parecer a simple vista, pues la mayor parte de esos compatriotas pertenecen al estrato socioeconómico de extrema pobreza, lo que limita enormemente su capacidad para hacer frente a las inclemencias de la naturaleza.


Ante esa dura circunstancia, el resto de los peruanos y el gobierno se preocupan y hacen esfuerzos para proporcionarles abrigo y otros elementos, pero eso no basta, y así, año tras año, la situación se repite, con miles de niños gravemente afectados por enfermedades respiratorias y broncopulmonares.


Afortunadamente, en los últimos años se ha comenzado a plantear alternativas que van al fondo del asunto, no para aliviarlo de manera transitoria, sino para solucionarlo de forma definitiva.


El más importante consiste en poner en operación en las humildes viviendas de esas personas sencillos sistemas de calefacción. Estos han sido creados en diversas partes del mundo por personas y organizaciones interesadas en mejorar las condiciones de vida de sus semejantes, y luego adecuados a las circunstancias de cada país.


En el Perú, la Universidad Católica y diversas ONG están entre las entidades que más han trabajado en esta iniciativa. El Estado ha hecho lo propio por vía de CONCYTEC, a la vez que ha tenido el mérito de incorporarla entusiastamente a sus políticas públicas, a través del MIDIS y organismos especializados como FONCODES.

Y el resultado ya se comienza a ver, con programas tales como "Mi Abrigo", que está buscando adecuar miles de casas de la zona, para convertirlas en mucho más habitables "Casitas Calientes".

Como lo menciona la titular del MIDIS a partir del minuto 31:15 del audio siguiente, hasta ahora se ha habilitado más de 1,140 viviendas, en tres de los departamentos más afectados por las heladas: Apurímac, Cusco y Puno. La meta es llegar a 40 mil en el año 2021, no sólo allí, sino también en Arequipa, Tacna y Moquegua.


En ellas, se ha instalado cuatro elementos básicos: el denominado Muro Trombe (llamado así en honor del ingeniero francés que lo popularizó), un piso de madera, un cielo raso y una puerta adicional.

Mediante el Muro Trombe se capta y almacena el calor del sol. Para ello se instala una especie de gran ventana de policarbonato junto al muro de la casa que recibe la luz del sol en el invierno. A la vez, se pinta de negro el muro, por ser éste el color que menos refleja la luz y por ende más retiene el calor. Luego, el calor allí obtenido es introducido a la casa mediante tubos plásticos instalados en la pared.

Por medio del piso de madera (machihembrado e instalado a unos diez centímetros de altura) se evita que los ocupantes de la casa estén en contacto con la fría y húmeda tierra. Una función parecida cumplen el cielo raso y la puerta adicional, el primero separando el interior de la vivienda del frío externo que llega a su techo, y la segunda conformando una antesala, que impide que el aire helado se cuele cada vez que se abre la puerta principal.

Con dichos elementos, la temperatura de la casa se eleva en alrededor de diez grados, lo que constituye un hecho notable, y puede significar la diferencia entre la salud y la enfermedad grave.

Por si fuera poco, siguen en implementación las cocinas mejoradas, las cuales, además de hacer mucho más eficiente el sistema de combustión (que suele ser a leña o bosta), permiten, a través de su chimenea, que el humo sea correctamente evacuado hacia el exterior, impidiendo que permanezca en la vivienda y provoque los males respiratorios que tradicionalmente afectaban a los moradores. Además, el calor generado puede ser aprovechado en el sistema de agua de la casa, ayudando a mejorar los hábitos de higiene.

El gobierno financia la mayor parte del costo de esta fundamental iniciativa, y los propios pobladores contribuyen con la mano de obra, cosa que hacen con la mayor alegría, por lo que representa para la vida de sus familias. Considerando que el plan incide directamente en el bienestar de la población más requerida, sería fabuloso que pudiera cumplir su meta mucho antes del plazo planteado.

Foto: FONCODES

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog