domingo, 11 de junio de 2017

Evolución de la Tasa de Referencia Nominal y Real

El banco central tiene como función primordial e ineludible mantener la estabilidad de la moneda. Y eso, en palabras sencillas, implica mantener la inflación en el nivel más bajo posible.

Nuestro banco central, el BCR, tiene como objetivo mantener a ésta en un nivel aproximado de 2%, con un rango de tolerancia que va desde 1% hasta 3%. Para tratar de cumplir dicha meta, aplica su política monetaria, mediante la cual establece la denominada tasa de interés de referencia. A través de esta, busca influir en el costo del dinero al interior de toda la economía, a través de los créditos de corto plazo que otorga a las entidades del sistema financiero.

Así, en circunstancias de alta inflación, incrementa su tasa, para encarecer el crédito y lograr que la actividad económica reduzca su velocidad, la demanda se frene y los precios se aquieten.

En cambio, en circunstancias de enfriamiento de la economía, más bien reduce su tasa, para abaratar el crédito, impulsar la demanda y permitir que la actividad económica se reanime.

En ese marco de cosas, siempre debe estar atento al panorama internacional, procurando que la tasa nacional se muestre en niveles razonables frente a las de otros países, para evitar excesivas salidas de capital o nocivos ingresos de capital especulativo, ambos capaces de afectar la política monetaria nacional. Uno de los casos más ilustrativos al respecto es cuando Estados Unidos, país de bajo riesgo y por ende siempre atractivo para los inversionistas, aumenta su tasa, succionando capitales de zonas más riesgosas.

Además, debe procurar que su tasa resulte positiva en términos reales (ubicándose siempre por encima del nivel inflacionario esperado), para reflejar el costo del dinero y no generar distorsiones en el mercado. Asimismo, debe evitar modificarla con demasiada frecuencia, para que los agentes económicos tengan una señal clara de estabilidad.

El gráfico adjunto muestra la evolución de la tasa desde fines del año 2013 hasta la fecha. En él se aprecia la baja hasta 3.25% que registró el año 2015, para contrarrestar la fuerte desaceleración que registró la economía desde el año 2014, y luego el alza hasta 4.25% ocurrida el año 2016, cuando el alza del tipo de cambio gatilló fuertemente la inflación a partir del año 2015. Hoy, la tasa, en 4.00%, ha vuelto a su nivel del momento inicial.

La tasa real, por su parte, si bien se aproximó al nivel de 0% en los difíciles meses de desaceleración del año 2015, ha permanecido la mayor parte del tiempo en un razonable nivel de aproximadamente 1%.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog