viernes, 30 de junio de 2017

Perú: PBI Real 1950-2016

Tal como en ocasiones anteriores, y gracias a la información del Banco Central de Reserva (BCR), hoy tenemos el gráfico de la evolución a largo plazo del producto bruto interno (PBI) peruano en términos reales.

Este corresponde a los últimos 67 años, pues abarca desde 1950 hasta el 2016, y deja ver cómo se desempeñó la actividad productiva durante los más de diez períodos presidenciales sucedidos desde entonces.

Los datos están expresados en términos de precios constantes del año 2007, por lo que expresan un mismo poder adquisitivo del dinero, y por lo tanto son perfectamente comparables entre sí.

Para empezar, nos dicen que entre 1950 el PBI peruano creció más de diez veces en términos reales, pues pasó de S/ 40,920 millones a S/ 501,699 millones. Dado que en ese período de tiempo la población sólo creció 4.1 veces, hubo una significativa mejora del ingreso por habitante. Las cifras también nos dicen que nuestra economía ha crecido tanto que sólo le toma tres años sumarle un PBI completo de los que se obtenía en la época de Odría.

Evaluando por períodos de gobierno, la data nos deja ver que entre el gobierno de Odría y el primer gobierno de Belaúnde, el producto avanzó a una tasa promedio anual sumamente importante, de 5.7%.

Ese buen ritmo continuó en la dictadura militar de Velasco Alvarado. Lamentablemente, fue allí que se puso las bases para el desastre que vendría luego, al decretarse las nefastas políticas estatistas, controlistas y proteccionistas que arrinconaron y desalentaron la inversión privada, repletaron de distorsiones y desequilibrios la economía, fomentaron rentabilidades artificiales e insostenibles, propiciaron el mercantilismo, incrementaron al máximo el gasto público (afectando gravemente el manejo fiscal), redujeron la eficiencia y la competitividad, alentaron la emisión inorgánica por parte del BCR y dieron lugar a la inflación crónica, a la imparable devaluación de la moneda y al gigantesco crecimiento de la deuda externa.

El primer efecto de esa insensata política se evidenció en la segunda fase de la dictadura, ya siendo jefe de estado Morales Bermúdez, quien tuvo que decretar los primeros ajustes, sin demasiados resultados.

La situación continuó preocupante durante el gobierno democrático de Belaúnde, quien, al no haber tenido el tino ni el coraje de desmantelar el absurdo modelo económico heredado, y encontrarse con un fortísimo Fenómeno del Niño y la crisis de la deuda, sufrió las consecuencias, dejando al término de su mandato un PBI menor al que encontró.

Con Alan García, la situación llegó a su momento más crítico. Es que este no sólo no desmanteló el pésimo modelo velasquista, sino que, en su afán de reactivar la aletargada economía, decretó sobre el ya negro escenario preexistente una política heterodoxa repleta de subsidios y gasto público, que si bien hicieron crecer al país aceleradamente entre 1985 y 1987, llevaron al colapso las finanzas públicas, dando como resultado la hiperinflación más alta de nuestra historia y una de las mayores de la historia mundial, elevando a niveles siderales la deuda externa y colocando al país como inelegible para el crédito internacional, y, en suma, dejándolo con un PBI 10% menor que el que había encontrado.

Ese lapso de tiempo, comprendido entre los gobiernos de Velasco y García, fue sin duda el más negro de la historia económica del Perú, y el que más le hizo retroceder.

Felizmente, en los años 90, nuestro país dio un vuelco en su manera de ver las cosas, al desechar por completo el modelo heterodoxo y adoptar uno de libre mercado, apertura y protagonismo de la iniciativa privada. Todo se inició con un fortísimo paquete de estabilización que dio resultados muy rápidos en el objetivo de abatir a la hiperinflación. Al mismo le siguió un completísimo programa de reformas a todo nivel, que, al alentar la inversión privada con precios y mercados libres y reglas de juego claras, estableció un punto de inflexión en cuanto al crecimiento, que desde entonces se aceleró significativamente.

Eso último se nota claramente en el gráfico, que muestra cómo en la referida década nuestro país no sólo salió totalmente del pozo en que había caído sino alcanzó niveles productivos inéditos.

Luego, en los gobiernos de Toledo, Humala y García (quienes con buen criterio mantuvieron el modelo), la tasa de expansión se incrementó aún más, gracias al alza de precios de nuestros metales y otros commodities de exportación, y al auge de la inversión privada nacional y extranjera, que no dejó de fluir a través de las privatizaciones y las concesiones de importantes obras de infraestructura.

Desde el año 2014 la tasa se ha reducido, por la baja de los precios internacionales, las incertidumbres que aún ensombrecen la economía mundial y diversas circunstancia internas, como errores de manejo, escándalos de corrupción que han paralizado proyectos importantes, el freno de la inversión pública y privada y los embates de la naturaleza.

Sin embargo, eso no ha impedido que nuestra economía siga avanzando por lo menos 3% al año, ritmo que de sostenerse nos haría llegar al bicentenario de nuestra independencia con un PBI de S/ 582 mil millones, 3.8 veces más grande que el de 1990, demostrando que, luego del descalabro ocurrido entre fines de los años 60 y fines de los 80, nuestro país logró recuperar el terreno perdido y salir adelante.

11 comentarios:

  1. los peores años del Perú curiosamente coinciden con los años del terrorismo, algo que no debemos olvidar.

    ResponderEliminar
  2. No le heches la culpa a Velasco, el le devolvió la dignidad a la gente, q vivía explotada en la haciendas, q eran la mayoría en el Peru, tal vezno fue la forma de hacerlo, pero t arde o temprano hiba a pasar, el sistema de haciendas era insostenible, luego bermudez desmonto gran parte de lo q hizo Velasco, el sastre fue en el gobierno de Alan y es culpa solo de el.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. velasco nos dio patria, nos dio concepto de nacion, no la teniamos, la mayoria vivia en feudalismo.
      Velasco nos da libertad ciudadana.
      Fujimoria nos da libertad economica.
      Ambos pasan a la historia, digan lo que digan.
      Sin libertad ciudadana y sin libertad economica no puedes crear una nacion de seres libres.

      Eliminar
    2. Si te pones a mirar la grafica que esta aqui en esta entrada

      COn velasco el peru crece mas que con PPK(proyeccion)... jajajja esas paradojas de la vida... el presidente de lujo(como vive) no puede ni doblar al milico cuco "rojaso"...

      Eliminar
    3. En el gobierno de Velasco todavía no se sintieron los efectos de sus desastrosas políticas, que repletaron de distorsiones y desequilibrios la economía (controles de precios, cierre del mercado, estatismo omnipresente y absoluta irresponsabilidad fiscal y monetaria). Eso comenzó a hacerse evidente en los gobiernos posteriores, a medida que esos despropósitos fueron quebrantando las finanzas públicas, desplomando la eficiencia y la competitividad, y ahuyentando a la inversión privada. El primero que sufrió las consecuencias del desastre fue su ex premier y sucesor dictatorial Morales Bermúdez, quien gobernó agobiado por el galopante incremento de la inflación y la deuda. Pero el mismo dictador Velasco padeció los efectos de su desastre, al dejar (en el momento de ser merecidamente expectorado) una inflación que duplicó la que él encontró. La historia del Perú entre fines de los 60 y fines de los 80 fue la historia del desastre económico generado por sus absurdas medidas económicas, exactamente iguales a las que hoy tienen destrozada a Venezuela (no en vano Hugo Chávez idolatraba al dictador piurano). Y la historia del éxito económico del Perú desde los años 90 es la historia de lo que nuestro país ha logrado gracias a haberse zafado de ellas.

      Eliminar
    4. A velasco lo expectoro la CIA, con golpe militar de un criminal de lesa humanidad juzgado por la justicia Italiana, el militar Morales, lo que pasa que el peru no lo suelta aun, pero deberia estar tras las rejas por traidor y maton.
      Dejar un aire de Morales salvador de Peru por sacar a Velasco... pufff no ayuda en nada...
      Si Velasco no hace el golpe ahora nos estaria gobernando el satrapa genocida de guzman y sus huestes, y no estaria tras las rejas como bien se lo merece, esa gente eurocentrica que alababa a la URSS y a la China de Mao, totalmente antiperuanos.
      El Apra y la derecha criolla bloquearon toda reforma constitucional que intenta hacer Belaunde 1, ya te olvidaste que la reforma agraria es hechura de Belaunde? el queria retornar al Ayllu, entra velasco y se agarra de algunos capitulos de bealunde y los pasa por decreto...
      Velasco y Fujimori cambian al Peru para siempre, y para bien, nomas que aqui el Peru eurocentrico paga mal a los grandes, y la rata gorda sigue libre a pesar que destrozo al pais, nos mando de vuelta a cuando se va velasco mira tu grafica.

      Eliminar
    5. Si se considera traidor a Morales Bermúdez por haber echado del gobierno a Velasco, habría que hacer lo mismo con este último, que el 2 de octubre fue a presentar su saludo a Belaúnde como Jefe del Comando Conjunto y el día siguiente lo traicionó con un golpe de estado, en un acto de felonía realmente insuperable. En cuanto a la matonería, Velasco también fue insuperable, al imponer una de las tiranías más terribles en la historia peruana, encarcelando o deportando a todos los opositores, y eliminando por completo la libertad de expresión (sin mencionar que, con sus nefastas medidas económicas, puso las bases para el desastre que agobió al país los siguientes veinte años).

      Ciertamente, Morales Bermúdez no merece mayor gloria, pues también fue cómplice de esa nefasta dictadura, pero por lo menos le cabe el mérito de haber impedido que Velasco y sus socios de la izquierda radical continuaran con su plan de hacer del Perú la segunda Cuba de América Latina, cosa que el dictador había estado preparando escrupulosamente a través de toda su maquinaria política e ideológica.

      Morales Bermúdez, pese a todo lo malo que se le pueda achacar, tuvo el gran mérito de librar al Perú del desastre velasquista y de restablecer la democracia.

      En cuanto a la reforma agraria de Velasco, no fue ningún salvavidas contra Sendero Luminoso (SL). Eso lo hubiera podido ser la reforma de Belaúnde, que sí tenía prevista una metodología y programación adecuada, pero que sólo se quedó en su fase inicial. La de Velasco más bien pudo haber contribuido a incendiar la pradera, por la mentalidad revanchista y confrontacional que estuvo detrás de ella (con slogans como "Campesino, el patrón no comerá más de tu pobreza") y la atropellada forma en que se ejecutó, con asociaciones y cooperativas que resultaron un fracaso desde el primer momento, dejando a los campesinos en una situación de pobreza más grande que la anterior, y acelerando el proceso de huida del campo a la ciudad que se había iniciado en las décadas anteriores. Esa pésima realidad socioeconómica generada por la mala reforma velasquista pudo haberse constituido en el caldo de cultivo perfecto para SL. Lo que salvó al país fue el error garrafal del grupo sedicioso de iniciar su accionar aplicando la violencia y el terror en el campo, lo que puso al campesinado en su contra.

      Eliminar
  3. grande Humala!!!! NACIONALISMO!!!
    Con los metales por el suelo que es el equivalente al petroleo veneco, el peru no solo crecio, sino que crecio mas que con alan 2, mira tu grafica...
    Y PPK de lujo, no va ahacer crecer al peru como con humala... vuelve a mirar tu grafica...
    interesante el cuco como logro hacer crecer al peru contra viento y marea... literalmente crisis mundial...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los metales representan el 60% de las exportaciones peruanas, mientras el petróleo representa más del 90% de las exportaciones venezolanas. No hay punto de comparación.

      Por otra parte, con Humala el Perú creció 4.3% al año, mientras con Alan 2 lo hizo 6.6%. Meritorio lo de Humala en una época mucho más difícil que la de Alan 2. Pero su mayor mérito es haber dejado de lado las desastrosas políticas heterodoxas y de izquierda con las que simpatizaba y haber seguido las sensatas políticas del libre mercado.

      Eliminar
    2. Una cosa es retorica y otra cosa es accion, tu no debes dejarte guiar por palabras sino por acciones.
      Humala es nacionalista, siemrpe lo sera, que no sepas entenderlo es otra cosa, ya te dije antes varias veces pa entender al nacionalismo mira a Francia y Korea de Sur, esos son sus modelos.
      Lo malo que las empresas privadas no se han unido al concepto nacionalista, como si lo estan las empresas privadas de USA, de Europa, de Asia...en el Peru somos mas papistas que el papa y no les damos ayuda al privado peruano, mientras los otros los llenan de subcidios caletas, con incentivos tributarios, entrenamiento de su fuerza laboral, seguros de desempleo, beneficios laborales, etc etc etc...
      Ser empresario en Peru es mas bravo que en USA, creeme, en el ultimo el estado se mete, lo que pasa que la retorica es que no se mete y tu le crees... terminas siendo mas papista que el papa...

      Eliminar
    3. Para hablar del nacionalismo de Humala habría que precisar si se habla del Humala bolivariano del año 2006, del Humala cercano a los radicales Antauro y don Isaac, o del Humala pro mercado del período 2011-2016. Así las cosas, para decir que siempre fue nacionalista, o que siempre lo será, primero habría que establecer qué es lo que se entiende por esa palabra, tan propensa a ser manipulada por la demagogia y el chauvinismo.

      Por lo demás, eso es irrelevante. Lo importante es que llegado el momento de la verdad, él actuó con pragmatismo, aplicando políticas que, si bien suponen una acción del Estado en diversos rubros, no implican romper el modelo, en el que la empresa privada siempre debe tener el protagonismo. Y mientras sus modelos sean las sensatas Corea del Sur y Francia, y no las desquiciadas Venezuela y Cuba (o el Perú de la época velasquista), no hay problema.

      Por otro lado, en las décadas pasadas nuestro país ya le dio ayudas de todo tipo al sector empresarial (con subsidios, incentivos tributarios, mercados cautivos y todo tipo de gollerías), y lo que resultó de eso fue un aparato productivo pegado con alfileres y de nula capacidad de competir y ser eficiente. Esa ayuda estatal la pagamos todos, con la hiperinflación que nos pauperizó.

      En cambio, el modelo actual propicia un sector productivo que, sin pedirle nada a nadie, se va ampliando de acuerdo a sus propias y crecientes fortalezas, en campos en los que definitivamente tiene ventajas comparativas y competitivas.

      Ser empresario en el Perú no es difícil porque el modelo lo impida, sino porque el Estado aún no cumple adecuadamente su obligación de luchar contra los factores (burocráticos y legales) que entorpecen su desempeño y crecimiento.

      Eliminar

Temas tratados en nuestro blog