jueves, 8 de junio de 2017

Siete Grandes de América Latina: Inflación Anual (a Mayo del 2017)

Reflejando el debilitamiento del dólar frente a sus niveles de hace un par de años, la inflación, o tasa de variación del índice de precios al consumidor, viene reduciéndose en la mayoría de países de América Latina.

Esa situación está siendo especialmente evidente en las más grandes economías de la región, en la mayoría de las cuales el indicador está tendiendo a la baja.

Así, en Chile, el país menos inflacionario, el dato anual se ubica en 2.56%, habiéndose reducido respecto del 2.65% de abril.

En el Perú, la reducción es aún más evidente, con un dato de 3.04%, que además de implicar una considerable baja frente al del mes anterior (3.69%) ya casi ha permitido el retorno al rango meta de entre 2% y 3% establecido por su banco central.

En Brasil continúa la sostenida tendencia a la baja que viene ocurriendo desde hace un buen número de meses. Eso ha permitido lograr en mayo una tasa anual que ya es inferior al 4% y consolidar al país como el tercero menos inflacionario del grupo aquí evaluado.

Lo propio se puede decir de Colombia, donde la tasa para los últimos doce meses también disminuyó frente a la previa de 4.66% y ahora se ubica en 4.37%.

México fue una de las pocas excepciones a esta tendencia bajista, pues vio elevarse su dato anual, de 5.82% a 6.16%. Sin embargo, sus decrecientes datos mensuales (-0.12% en abril) hacen prever que la cifra anual comience a revertirse muy pronto.

En Argentina, uno de los países más agobiados por el problema, hubo un dato bastante tranquilizante en mayo, con una tasa de 1.3% que ha permitido una significativa reducción del dato anual, de 27.52% a 24.0%.

En Venezuela, en cambio, las pésimas condiciones macroeconómicas sólo hacen prever el empeoramiento de la situación. Allí, el gobierno, incumpliendo la ley, ni siquiera se preocupa por publicar las estadísticas que le corresponden, por lo que sólo queda estimar las probables cifras. El FMI estimó para el año pasado una tasa de 274.3%, que para el actual se elevaría a más de 1,100%. Cualquiera de las dos, sin importar mucho el monto, es sinónimo de hiperinflación, y refleja palmariamente el drama que vive la población de ese país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog