martes, 8 de marzo de 2016

Crecimiento Económico: Así Cerraron el 2015 los 7 Grandes de América Latina

El 2015, año de fuerte caída de los precios de los commodities (oro, cobre, hierro, petróleo, soya, trigo, etc), no resultó, precisamente por esa razón y por algunas otras exógenas y endógenas, favorable para las principales economías de América Latina, que se vieron afectadas por una notoria desaceleración e inclusive por graves caídas de su actividad económica.

Sin embargo, la nuestra logró avanzar medianamente bien en ese adverso y por momentos turbulento panorama externo, alcanzando una meritoria tasa de 3.26%, casi un punto mayor que la del año 2014. La entrada en operación de tres grandes minas, como Toromocho, Constancia y Las Bambas, permitió compensar el mal momento de los precios.

Luego de nuestro país se ubicó Colombia, que hasta el 2014 había crecido a una tasa bastante significativa y recién en el 2015 sintió la pegada de los bajos precios del petróleo, su principal producto de exportación. Su ritmo de avance fue de 3.1%.

Tras el referido país se situó México, con una tasa de 2.5%, que resulta algo decepcionante teniendo en cuenta que en su canasta exportadora no destacan los commodities, sino más bien los productos industriales. La cifra, además, constituye una confirmación del bajo crecimiento que el país padece y que aún no logra dejar atrás, ni siquiera con las importantes reformas de apertura llevadas a cabo en sus sectores energético y de telecomunicaciones.

En el cuarto lugar figura Chile, más afectado que el Perú por los bajos precios del cobre, que le representa un porcentaje mayor de sus ingresos fiscales y exportaciones que a nuestro país. Su tasa fue de 2.1%.

Argentina se sitúa quinta, con una cifra (2.1%) emanada de la revisión que el nuevo Indec está efectuando sobre las cifras del antiguo instituto, que se había visto afectado por la grosera manipulación del gobierno kirchnerista. Se presume que este año su economía podría mostrar cifras negativas, debido al programa de ajuste que está llevando a cabo el nuevo gobierno con la intención de detener la elevada inflación (que rondaría el 30%).

Luego se ubica Brasil, inmerso en una grave crisis económica por la cual la inflación sigue escalando y la producción está cayendo dramáticamente. La tasa del 2015 fue de -3.8% (la más negativa de los últimos 25 años) y se prevé que la del 2016 sea parecida. Por si fuera poco, los escándalos de corrupción que salpican a toda la gente del gobierno hacen bastante probable la caída de éste.

Y cerrando la lista aparece Venezuela, país cuya enorme abundancia de petróleo no le ha servido absolutamente de nada frente al inmenso daño generado por una política económica increíblemente insensata. Como efecto de ella, el país padece hoy la inflación más alta del mundo y registró en el 2015 una caída productiva de 5.7% (después de haber retrocedido 3.9% en el 2014). Eso, suponiendo que sean confiables las cifras proporcionadas por el gobierno.

Nota: este artículo fue modificado el día 10 de marzo, para incluir el dato de Colombia, recién publicado ese día por el DANE. También lo fue el 30 de marzo, para incluir el dato argentino, publicado ese día por el INDEC.

6 comentarios:

  1. Aquí tenemos la prueba de la idoneidad en la conducción económica de este gobierno. Están frescas las diatribas que con ingenuidad derramaban anteriores comentaristas maldiciendo la ruina a la que habíamos sido condenados. En fin, siempre habrá crédulos del exitismo y de las campañas de acoso y derribo que tan bien orquestan los medios de la concentración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adolfo, nuestro crecimiento fue debajo de lo que debería ser adecuado, el empleo no creció, ese nivel de crecimiento fue a Costa de crédito y el inicio de operaciones de 2 mineras de hace 10 años atrás, poco o nada se hizo en este gobierno.

      Eliminar
    2. Osea que el crecimiento del Peru ha sido a costa de credito, podrias ser mas especifico y demostrar el % de deuda externa comparada al PBI del peru? ha bajado, osea tu argumento es falso, como te gusta bajarle la llanta al peru, si eres peruano alegrate de que tu pais avanza a pesar que todos los vecinos se desinflaron nosotros seguimos empujando la mototaxi llamada peru...

      Eliminar
  2. Aquí un ejemplo del exitismo economicista del que pecan los pulpines del liberalismo a la peruana. De economía cero, de propaganda, mañana tarde y noche. Lo notable es que no achican: El Perú ha tenido el 2015 el mayor crecimiento de todas las economías más importantes de latinoamérica, cuando aquí los opinólogos de la economía, incluido seguramente nuestro 'anónimo' solo tenían reproches y pésimos augurios, ese sol no se oculta con un dedo.

    ResponderEliminar
  3. Miércoles 16 de marzo del 2016 | 06:00

    El fracaso humalista, por Carlos Adrianzén

    La actual administración nos deja un aparato estatal desproporcionado y un visible retroceso económico quinquenal.


    Carlos Adrianzén
    Economista



    En tres semanas iniciaremos el proceso de baja al presidente Ollanta Humala. Como todo régimen que cierra su mandato, debe ser evaluado. No por aspectos coyunturales, sino por la inercia que ya despertó.

    Con esta perspectiva, en términos económicos, su gestión fue un fracaso. Desde la campaña electoral del 2006, Humala ofrecía ideas tan torpes que permitían anticipar retrocesos. Sí, los Humala aceptaron diligentemente colaborar con la intentona de un régimen chavista (dizque moderado) en el Perú.

    En materia económica, como todo gobierno de izquierda, no respetaron los derechos de propiedad (no solo en Conga o Tía María, sino en todo el país, tolerando una minería ilegal depredadora o tratando de usurpar las jubilaciones privadas desde la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP).

    Asimismo, bloquearon cuanto pudieron la libertad económica (con impuestos, regulaciones y trabas a todo nivel y de todo tipo). También inflaron el gasto estatal a rajatabla sin asignar presupuestos por resultados, ni despedir a ladrones e ineptos, hipotecándonos con obras elefantiásicas que mayoritariamente pagarán los más pobres. Finalmente, cerrarán su gestión en medio de acusaciones de corrupción.

    El aludido fracaso humalista se grafica en el tránsito hacia un ambiente económico que ni reduce pobreza, ni recompone significativamente a la clase media. Su administración implica una inflación en alza que incumple continuamente su meta, con un dólar controlado, y una caída sostenida de la inversión privada y las exportaciones. Resultados todos conectados con errores de gestión.

    Es cierto que los términos de intercambio se ajustaron moderadamente hacia abajo, pero usarlos como causa única del fracaso requiere un desconocimiento de las cifras.

    Sí, también es cierto que algunos organismos y revistas han catalogado a Humala como exitoso y un ejemplo regional. Lo de exitoso se lo retirarán diplomáticamente en los próximos días (cuando ya no estén en el gobierno) y lo de ejemplo regional es posible que se mantenga un tiempo (dado lo mediocre de las gestiones sudamericanas recientes).

    En medio del fracaso humalista llama la atención el desapego de la izquierda limeña. Hoy se burlan de todos etiquetando a su Frankenstein como un régimen de derecha. Se olvidan que desde diversos ministerios, superintendencias, Palacio de Gobierno y el Congreso, sus ideas y acciones rigieron el país.

    Hoy, en medio de estas elecciones, tienen a su candidata amnésica y a un par de entusiastas (uno defenestrado a último minuto, otro principesco) y tratan de olvidar lo comprometidos que estuvieron con el humalismo. Lo que tal vez no olvidarán fue cómo los acotaron. La gestión de Humala no tuvo la confianza popular (como sí la tuvo el corrupto velascato o la irracional alianza Apra-Izquierda Unida). Esta vez, la gente no les toleró perpetuarse con un cambio constitucional, ni muchas otras torpezas.

    Pero el fracaso humalista nos dejó regalitos: un aparato estatal desproporcionado y un visible retroceso económico quinquenal. No debemos olvidar que nosotros los elegimos (creyéndonos su balón de gas a 12 soles). Ojalá no caigamos de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no menciona una obra elefantiasiaca?

      metro de lima? faltan todavia 4 lineas y cada una cuesta 5 mil millones de dolares.

      habra hecho referencia a la longitudinal de los andes?? la marginal de la selva??? las de penetracion??? como se va a dar capitalismo de verdad si nisiquiera hay vias de comunicacion.

      Eliminar

Temas tratados en nuestro blog