miércoles, 1 de junio de 2016

Sigue Modernizándose el Archivo Fílmico de la BNP

Hace un par de años nos referimos (ver aquí) al importantísimo trabajo que venía efectuando la Biblioteca Nacional del Perú (BNP) para proteger el archivo fílmico e histórico de nuestro país.

Ello lo estaba llevando a cabo a través de la digitalización de centenares de películas sobre la materia, correspondientes a la primera mitad del siglo XX, pasándolas de su anterior soporte de nitrato a uno mucho más moderno y seguro.

Eso urgía, no sólo por la importancia de tener actualizado y en buenas condiciones un archivo que nos cuenta qué ocurría en nuestro país en esa época, sino también para evitar un grave riesgo de incendio, debido a la naturaleza altamente inflamable del referido soporte.



Felizmente el esfuerzo (nacido de la colaboración japonesa, que donó los sofisticados equipos donde se efectúa la conversión), ha continuado, y como resultado de ello ya hay un considerable stock, disponible en modernos soportes para todos aquéllos investigadores que deseen conocer cómo era nuestro país en esas ya lejanas décadas, en las cuales aún no existía la televisión y por lo tanto las imágenes eran difundidas en los cines.

Los tres videos adjuntos, del año 1947 y conformantes de la serie titulada "Noticiarios Peruanos de la Década del 40", son una muestra de lo señalado.

El primero deja ver algunos aspectos del mensaje al congreso del presidente José Luis Bustamante y Rivero, con motivo de las Fiestas Patrias de ese año. Ello ocurrió dos años después de haber accedido democráticamente al poder y un año antes de ser derrocado por un golpe militar perpetrado por Odría.



El segundo se refiere al acto de devolución a nuestro país de la base área El Pato (Talara) por parte de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, que la había solicitado como centro de apoyo de sus operaciones durante la Segunda Guerra Mundial, finalizada dos años antes.



Y el tercero corresponde a los funerales de quien sin duda fue el más notable arqueólogo de nuestro país: el gran Julio C. Tello.

Tres botones de muestra de lo que esta vibrante colección fílmica ha logrado rescatar del pasado y salvaguardar para la posteridad. Dado que una imagen vale más que mil palabras, estos y los cerca de dos mis testimonios fílmicos restantes constituyen un excelente puntal en el afán de conocer cómo fue nuestro país en ese específico período de su historia. Siendo así, esperamos que continúe indetenible el esfuerzo por completarlo y ampliarlo cada vez más.

1 comentario:

Temas tratados en nuestro blog