sábado, 20 de agosto de 2016

Inversión Extranjera, Recuperándose de a Pocos

Tras haber registrado en el último trimestre del año pasado uno de sus montos más bajos de los últimos tiempos, con sólo US$ 742 millones, la inversión extranjera directa (IED), aquélla que arriba al país para participar en proyectos de largo plazo, comienza a recuperarse.

Así lo señalan los datos del Banco Central de Reserva (BCR), que se refieren a un flujo de US$ 1,431 millones en el segundo trimestre.

De ese total, US$ 1,055 millones correspondieron a aportes y otras operaciones de capital (dinero fresco que entra a los proyectos o empresas) y US$ 820 millones a reinversión de utilidades (utilidades que en lugar de ser repatriadas se emplean para seguir ampliando la capacidad instalada y atender otros requerimientos), en tanto que hubo un flujo negativo de US$ 443 millones por concepto de préstamos netos con la matriz (diferencia entre los montos de préstamos recibidos de ésta y los devueltos).

Si bien los mencionados datos no necesariamente indican una tendencia, parecen ir de la mano con la gradual recuperación de la economía mundial y los precios de nuestros commodities de exportación, y la desactivación de algunas incertidumbres (como la de un ajuste monetario de Estados Unidos) que restringieron los flujos de capital. Con mejores precios de nuestros metales y mayor disponibilidad de recursos financieros, las inversiones mineras (nuestro principal imán para la IED) encaran un panorama más alentador que en los dos años previos. A esos favorables elementos ahora se agregan la cada vez más visible recuperación de nuestra economía y la llegada de un nuevo gobierno con una convicción mucho más arraigada hacia la apertura y las fundamentales inversiones privadas.

Potencial existe, pues allí están, como muestra, la Línea 2 del Metro de Lima, el gasoducto del Sur, el puerto de Pisco, los aeropuertos de Chinchero y Lima-Callao, el anillo vial periférico de Lima y muchos otros prospectos de gran envergadura, incluyendo los mineros de Tía María y Conga, que deberían quedar destrabados.

Cabe precisar que el dato del año 2015 fue revisado al alza, pues no fue de US$ 6,861 millones (como se había contabilizado inicialmente), sino de US$ 7,817 millones. Si bien dicho monto es sólo 1% menor que el del 2014, es muy inferior al del 2012, cuando se llegó al nivel record de US$ 11,918 millones. El gran objetivo debe ser volver a alcanzar uno de esa envergadura, pero para ello será necesario mejorar sustantivamente tanto el ambiente macroeconómico como todo aquéllo que tiene que ver con la tranquilidad y estabilidad política, la transparencia, la institucionalidad y la seguridad.

Por otro lado, el monto acumulado o stock de IED llega a US$ 89,667 millones, cifra que equivale al 47% del producto bruto interno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog