jueves, 18 de agosto de 2016

Un Voto de Confianza que No Puede ser Negado

El presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK) acaba de emitir un mensaje informando al país que su primer ministro, Fernando Zavala, está solicitando en estos momentos al Congreso un voto de confianza a su gabinete, con el fin de poder desarrollar los numerosos puntos de su programa de gobierno, que se pueden ver en detalle aquí.


En línea con ese pedido, el primer ministro efectuó en su discurso una introducción que nos parece muy interesante y pertinente, razón por la cual la transcribimos íntegramente:

"El camino de nuestra República no ha sido fácil. Hemos tenido que superar distintas crisis, derrotas y problemas que han impedido que tengamos un país que se condiga más claramente con los ideales de sus fundadores. Sin embargo, en los últimos años el país ha evolucionado con talento, esfuerzo y ganas de superación.

En las últimas décadas nuestra economía fue una de las de mayor crecimiento del mundo, la pobreza se redujo sustancialmente, surgió una nueva clase media y los servicios básicos alcanzaron coberturas que nunca antes tuvieron. Sin embargo, aún queda muchísimo por hacer.

Quisiera en este inicio de mandato plantear una pregunta crucial: ¿cómo fue que los peruanos conseguimos avanzar sostenidamente en estas últimas décadas? Creo que la razón es una: el Perú de hoy es el producto de un esfuerzo colectivo. No lo alcanzó una sola persona, ni un solo partido, ni un solo ministerio, ni un solo gobierno. Este nuevo Perú, evidentemente con muchas carencias, pero vibrante y lleno de potencial, lo alcanzamos todos los ciudadanos. Todos.

Señoras y señores congresistas, quiero ser aún más específico. El Perú de hoy, con sus notables mejoras y con los grandes problemas que aún debemos resolver, es producto de la cooperación política.

En los años noventa, el presidente Fujimori impulsó reformas fundamentales para estabilizar la economía, recuperar la vitalidad productiva del país y combatir el terrorismo. El gobierno de transición del presidente Paniagua, un ciudadano y congresista de reconocidos valores republicanos, quien siguió los pasos del presidente Belaunde, impulsó la institucionalidad que hoy tenemos.

El gobierno del presidente Toledo cumplió con consolidar los cimientos para lograr un crecimiento sostenido que aún hoy disfrutamos e impulsó el proceso de descentralización e integración comercial. El gobierno del presidente García dio un impulso decisivo a la economía peruana que permitió una fuerte reducción de la pobreza e iniciar proyectos de gran envergadura. Y el gobierno del presidente Humala impulsó la inclusión social y concluyó un proceso que permitió culminar con la delimitación de todas nuestras fronteras.

Así, el Perú que hoy tenemos es fruto de un proceso en el que nuestra clase política mostró madurez y nunca dejó que sus legítimas diferencias políticas detengan esa trayectoria de progreso. Insisto en que el Perú de hoy es producto de la cooperación.

Y estoy seguro, además, de que el país desea que esta cooperación en los hechos, que no huye al sano y necesario intercambio de puntos de vista, continúe. La Constitución, la democracia y el sufragio de los votos han decidido que trabajemos juntos.

Reconocemos lo que nuestros antecesores han hecho bien, pero también tenemos muy claro lo que se dejó de hacer y lo que se puede hacer mejor."

Lo dicho constituye un claro reconocimiento, sin mezquindad alguna, de los importantes logros alcanzados por nuestro país en las últimas décadas, bajo las diferentes administraciones gubernamentales. Sin excepción. Logros obtenidos pese a múltiples problemas, que sin embargo no fueron suficientes para frenarlo.

En ese ya largo período de colaboración, unión y avance de todos los peruanos, PPK siempre tuvo un rol activo, ya sea como ministro o funcionario de alto nivel, o facilitando, con su gran conocimiento y experiencia, los nexos de nuestro país con la comunidad financiera internacional. Un voto de confianza ahora que inicia una administración bajo su mando, además de ser un justo reconocimiento a todo ello, constituiría una señal de que las legítimas aspiraciones partidarias siguen siendo dejadas de lado, y, al igual que en las dos décadas previas, siguen primando, como debe ser, el interés y el afán de que nuestro país continúe por la senda del progreso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog