martes, 9 de agosto de 2016

La Línea Amarilla: de Brasileña a Francesa

La empresa LAMSAC, concesionaria del proyecto en construcción Línea Amarilla (autopista que unirá las zonas norte y este de la ciudad, y que en su trayecto de 25 kilómetros incluirá un túnel bajo el río Rímac y numerosos intercambios y viaductos), cambió de dueño.

En efecto, dejó de estar en manos de la empresa brasileña Invepar para pasar a las de Vinci Highways, filial del grupo francés Vinci, uno de los mayores del mundo en su campo de acción y cuyo mensaje de presentación societario dice: "Diseñamos, financiamos, construimos y operamos infraestructura y facilidades que ayudan a mejorar la vida diaria y la movilidad para todos".

En el comunicado que emitió ayer y aquí adjuntamos, se informa que la transacción involucró el 100% de las acciones y un monto de 1,500 millones de euros (US$ 1,666 millones).

Con la adquisición, Vinci Highways también toma control del sistema de peaje electrónico PEX que desde octubre del 2013 viene operando en dicha ruta, y que se viene constituyendo en una creciente fuente de ingresos de la concesión a 35 años, cuyo año de expiración es el 2049.

La operación quedará concretada en el transcurso de este año, una vez aprobados todos los procedimientos y requisitos que correspondan.

Según el comunicado, el tráfico por la vía promedió los 134 mil vehículos diarios en el 2015, previéndose que sea bastante mayor cuando se concluya los tramos en construcción.


Refiriéndose al contexto, señala que "con una tasa de crecimiento anual promedio de más de 6% en los últimos diez años, el Perú luce una economía sumamente atractiva".

Circunstancias como ésas, dice Vinci, concuerdan con su estrategia de "expandirse en áreas con un fuerte potencial." Por esa razón es que el año pasado ganó la concesión del aeropuerto de Santiago, tal como antes ingresó al sector de energía e industria en Brasil y más recientemente al de construcción en Colombia.

2016 - VINCI en mouvement from VINCI on Vimeo.

Tradicionalmente, nuestro país ha atraído grandes inversiones de los principales países en sectores como la minería, la energía o las telecomunicaciones. Satisface ver que ahora éstas también comienzan a enfocarse, y con montos considerables, en sectores relativamente vírgenes, como lo es el de las concesiones viales urbanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog