viernes, 30 de septiembre de 2016

La Pobreza en Argentina: ya hay Cifras Confiables

En Argentina, el anterior gobierno, de Cristina Kirchner, abrumado por las malas cifras que venía generando su desequilibrado manejo heterodoxo de la economía, no había tenido mejor idea para ocultar el problema que maquillar las cifras de inflación.

Esto vino ocurriendo desde el año 2007, cuando decidió intervenir el instituto de estadísticas (INDEC), para obligarlo a falsear de manera sistemática los datos de ese indicador, que no sólo es fundamental para conocer la evolución de los precios, sino también para determinar cómo marchan los salarios reales de la población, la capacidad de compra en los diversos mercados, el nivel real de las tasas de interés y del tipo de cambio y la competitividad internacional del país.

Por si fuera poco, influye en el cálculo de la tasa de pobreza, pues, por ejemplo, una inflación subestimada hace creer que la población más pobre no está siendo afectada como realmente sí lo está.

Tan escandaloso fue el grado de manipulación perpetrado, que el Fondo Monetario Internacional (FMI) amenazó con sancionar al país si no ponía fin a esa irregular práctica. Lamentablemente, el mandato de la referida presidenta concluyó y la situación mejoró muy poco.

Pero con el nuevo gobierno de Mauricio Macri, instalado en diciembre del año pasado, ya se tomó cartas en el asunto, restituyendo a los funcionarios de primer nivel que habían sido abusivamente desaforados y volviendo a aplicar el mayor rigor técnico para emitir las cifras. Como producto de eso, hace pocos meses se ha podido volver a tener cifras confiables de inflación, así como también de producción.

Y anteayer se conoció el dato de pobreza, que desde hace tres años había sido ocultado por el gobierno kirchnerista, con pretextos de lo más absurdos, como el de insinuar que era "estigmatizante", como si no fuera fundamental para poder evaluar la efectividad de las políticas llevadas a cabo. Sólo se había hecho mención del tema en apariciones aisladas, como la registrada en este video. Pues bien, la información que se acaba de divulgar permite ver que las cifras de las que alardeaba el anterior gobierno no eran más que una burda estafa.


En efecto, la tasa de pobreza no era del 5%, como increíblemente se ufanaba la ex mandataria (lo que habría significado que el país estaba mejor que Alemania) sino mucho mayor. Las cifras que acaba de dar el INDEC señalan que al segundo trimestre del presente año este mal afecta nada menos que al 32.2% de la población argentina. La indigencia, por su parte, está muy lejos del 1.27% mencionado por la señora Kirchner, pues afecta a un considerable 6.3% de la población.



Y no se puede decir que el nuevo dato sorprenda demasiado, pues las estimaciones privadas durante los últimos años del gobierno kirchnerista ya hablaban de tasas muy superiores a las que luego increíblemente insinuó la presidenta.

Es cierto que la nueva cifra considera los duros efectos del ajuste que viene llevando a cabo el nuevo gobierno, el mismo que, entre otras cosas, ha reducido considerablemente los subsidios estatales a varios bienes y servicios. Pero ese indispensable ajuste no ha tenido que ser aplicado para corregir desequilibrios ni fallas de la gestión actual, sino de la anterior, cuyas generalizadas distorsiones fueron las que produjeron la elevada inflación, que fue la principal responsable de que la pobreza se incrementara. La nueva administración la está combatiendo intensamente, consciente de que la condición básica para el crecimiento sostenido es una economía estable, con una inflación que se acerque a los niveles internacionales (de entre 1 y 3%).

Cabe señalar, de otra parte, que no es posible comparar la actual tasa peruana de pobreza (21.8%) con la de Argentina y concluir erróneamente de ello que la población de nuestro país se halla en una mejor situación. Eso no es viable, por la sencilla razón de que la medición argentina toma como referencia una línea de pobreza bastante más rigurosa que la considerada en nuestro país. Si el Perú empleara el mismo criterio para medir la suya obtendría un resultado mucho menos halagüeño, que reflejaría que, pese a todos sus progresos, aún sigue lejos del país austral en cuando a nivel de vida.

6 comentarios:

  1. Hola, los felicito por tu blog, siempre lo leo, quisiera hacerles una pregunta, ¿cuál sería el índice de pobreza en el Perú si lo medimos como lo hace Argentina?, muchas gracias y éxitos.

    ResponderEliminar
  2. No creo que estemos tan alejado del tipo de pobreza de Argentina. Pensar que Argentina es Buenos Aires y aledaños, es un tremendo error. En las provincias del Norte Argentino se nota una pobreza tan igual o inclusive peor que la peruana.

    ResponderEliminar
  3. La medición de Argentina obviamente es más alta por sus altos costos de vida, caso contrario en Perú.

    ResponderEliminar
  4. Hola, los felicito por su blog, siempre lo leo, quisiera hacerles una pregunta, ¿cuál sería el índice de pobreza en el Perú si lo medimos como lo hace Argentina?, muchas gracias y éxitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tenemos información al respecto. Pero teniendo en cuenta que en Argentina se emplea un parámetro (línea de pobreza) más elevado, y que el nivel de vida de ese país es claramente superior al nuestro, significa que si en el Perú se empleara el mismo parámetro, el dato de pobreza sería considerablemente mayor que el de dicho país.

      Eliminar

Temas tratados en nuestro blog