miércoles, 14 de septiembre de 2016

Un Proceso que se Repetirá Muchas Veces

En efecto, estas imágenes, captadas a mediados de agosto en el puerto italiano de Salerno, con motivo del embarque rumbo al Perú del primer tren automático para la subterránea Línea 2 del Metro de Lima, se repetirán muchas otras veces. Nada menos que 41.


Es que ese es el número de trenes que aún restan para completar el pedido de fabricación efectuado el año pasado por el consorcio operador a la empresa Hitachi Rail Italy (antes Ansaldo Breda).

Se trata, como se comprueba en el video, de una operación delicada y laboriosa, que toma mucho más tiempo que el demandado para el embarque de un simple contenedor. Es que los coches (seis por cada tren) no son tan fáciles de manipular como esas grandes cajas de metal, y por ende requieren ser sujetados con plataformas y dispositivos especiales, para que no sufran daño y para que, con sus 35 toneladas de peso, no vayan a generar algún lamentable accidente.

Ya se dio el primer paso, y ahora es de esperar que aproximadamente cada mes llegue un nuevo tren, de tal manera que en febrero del año 2019 la entrega haya quedado enteramente cubierta.

Ojalá los trabajos en los restantes ámbitos del proyecto (patio taller-centro de control, túnel y estaciones) avancen a buen ritmo, para que en un par de años haya quedado expedito por lo menos el tramo de aproximadamente 15 kilómetros entre el centro de Lima y Ate, y así un buen número de los trenes para entonces arribados, en lugar de permanecer almacenados, puedan ir entrando en funciones y contribuyendo a aliviar el acuciante problema del transporte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Temas tratados en nuestro blog