miércoles, 27 de septiembre de 2017

Siete Grandes de América Latina: Flujo de IED al Exterior

En comparación con el año 2010, y también con el 2015, la inversión extranjera directa (IED) que fluyó desde las más grandes economías latinoamericanas hacia otros países fue bastante modesta en el 2016.

Así lo señalan los datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que permiten ver que eso ocurrió especialmente en Brasil, Chile y México, donde hubo reducciones considerables por efecto de factores tales como la disminución de rentabilidades en los proyectos externos, debilitamiento financiero de las casas matrices y graves casos de corrupción.

Este último factor fue especialmente crítico en Brasil, que vio caer su IED externa a la cuarta parte de lo que había sido en el 2010. Los escándalos que afectaron a varias de sus principales empresas, como Petrobras, Odebrecht y OAS, obligaron a estas a reducir al mínimo sus inversiones en varios países o retirarse por completo de ellos.

Dentro de este grupo, el Perú solía ser el país con el dato más modesto, como lo demuestran sus US$ 303 millones del año 2016 (que sin embargo representan una gran mejora frente a los US$ 127 millones del 2015).

Pero ahora Venezuela está comenzando a ocupar ese lugar. Al menos así ha ocurrido en el 2015 (y probablemente también en el 2016). Es que su megaempresa petrolera PDVSA está teniendo serios problemas de financiamiento, lo que le está impidiendo invertir más allá de sus fronteras, y más bien la está llevando a desinvertir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog