martes, 16 de mayo de 2017

Evolución del Índice de Gini Peruano

El índice o coeficiente de Gini es un indicador que permite evaluar la distribución del ingreso al interior de una determinada población.

Su rango va desde 0 hasta 1. Si es de 0, significa que existe una perfecta distribución, pues todas las personas perciben exactamente el mismo ingreso. En cambio, si es de 1, refleja una distribución totalmente inequitativa, pues una sola persona acapara todo el ingreso, mientras todas las demás padecen la más absoluta carencia.

Obviamente, esos dos son casos extremos y únicamente teóricos, planteados para explicar cómo funciona el indicador. En la realidad, ninguna población ni ningún país muestran ese tipo de situaciones, sino más bien un indicador ubicado en puntos intermedios.

Los países con la mejor distribución del ingreso, y por ende con mejor Gini, son Eslovenia (con un ìndice de 0.256), Noruega (0.259) y República Checa y Eslovaquia (ambas con 0.261).

Si bien es deseable que en un país exista el índice más bajo posible, reflejando una equitativa distribución del ingreso, ello debe procurarse sin afectar las condiciones para que la economía pueda prosperar. En tal sentido, debe evitarse, por ejemplo, que una excesiva carga tributaria, planeada para efectuar una mayor redistribución, desaliente la inversión privada y con ello afecte el crecimiento y el empleo, o que un gasto público afanoso por redistribuir aceleradamente genere forados fiscales que al final la población pagará con inflación y empobrecimiento.

De otro lado, un índice algo elevado no necesariamente significa que el país esté mal en comparación con otros de índices más bajos. Chile, por ejemplo, exhibe un indicador de 0.56, alto para el estándar latinoamericano, pero aún así le da a su población más pobre un nivel de vida bastante superior al promedio regional.
Contrariamente, muchos países africanos muestran un Gini bastante bajo, inclusive comparable con el de los países más desarrollados. Pero eso, lejos de significar algo bueno, nos dice que allí no hay diferencias de ingresos por la sencilla razón de que todos son pobres.

El informe Evolución de la Pobreza Monetaria 2007-2016 que acaba de publicar el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) nos dice que el Índice Gini peruano ascendió a 0.44 el año 2016. Eso significa que estamos en un término medio en América Latina (la región más desigual del mundo, pero a la vez una de las más avanzadas después de los países desarrollados), donde sólo nos superan Uruguay (0.416), El Salvador (0.418) y Argentina (0.427).

Como se aprecia en el gráfico inicial, ello significa que no ha habido mejoría frente a los niveles de los tres años anteriores, pero también que se ha registrado un muy sustancial avance en comparación con el del año 2007.

El dato también nos coloca entre los países latinoamericanos con mejor índice, aunque bastante alejado de los países mencionados en el cuarto párrafo, así como de la mayoría de países más desarrollados.

Pero el Gini también sirve para medir la distribución del gasto. En este caso, el dato peruano es bastante más bajo, de 0.34, revelando que en materia de lo que gastan los habitantes de nuestro país hay bastante más equidad que si se considera lo que captan como ingreso.

El gráfico nos permite ver la muy importante reducción del indicador en los últimos diez años, de 0.41 a 0.34, Y eso, sin duda, es muy positivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog