miércoles, 19 de diciembre de 2018

Una Norma para Controlar el Consumo de Plásticos

Los plásticos, omnipresentes en toda clase de productos, inclusive aquellos donde antes parecía imposible, han facilitado enormemente la vida de las personas en las últimas décadas.

Gracias a ellos, los costos de producción se redujeron radicalmente y la población mundial mejoró su nivel de vida, al acceder mucho más fácilmente a bienes que anteriormente le resultaban inalcanzables.

Lamentablemente, el proceso de reciclado que tenía que ocurrir luego de desechados no ha funcionado como se esperaba (hoy apenas se recicla el 10% del plástico producido) y ello le está pasando la factura a nuestro planeta, que a la fecha se halla prácticamente ahogado en este material, en millones de toneladas de residuos de todo tipo.

Esa situación, más la condenable costumbre de muchas personas en muchísimas partes del mundo de emplear los ríos como botaderos ha llevado a que el mar, esa gigantesca masa de agua en la que desembocan casi todos los cursos de agua del planeta, hoy esté convertido en un inmenso basurero, donde el elemento más abundante es, de lejos, el plástico, en sus formas más simples, como bolsas, botellas y otros tipos de envases.

Y ello está afectando gravemente la fauna marina, con millones de ejemplares sucumbiendo por la ingesta de bolsas y otras formas de plásticos (microplásticos), cuya naturaleza difícilmente degradable los hace permanecer casi indefinidamente en las aguas, acumulándose más y más. El plástico atrae elementos contaminantes y, en contacto con el agua salada, reacciona químicamente y agrava ese proceso, que luego es transferido a los humanos a través de las especies que consume.

Eso ha provocado una señal de alarma a nivel mundial, que ya ha llevado a que un buen número de países prohíban las bolsas de plástico de un solo uso y los envases descartables, pues son ellos los que más han proliferado y gatillado el problema.

El Perú acaba de hacer lo propio, mediante la Ley 30884, que busca "establecer al marco regulatorio sobre el plástico de un solo uso, otros plásticos no reutilizables y los recipientes o envases descartables de poliestireno extendido (tecnopor) para alimentos y bebidas de consumo humano en el territorio nacional."

Con ello, nuestro país, que en su momento también actuó responsablemente al suscribir el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático, pone su granito de arena en este tema, crucial para la existencia de millones de seres vivos de nuestro planeta, y del propio ser humano.

Será algo incómodo no tener la misma disponibilidad de plásticos que se tenía hasta hoy, pero esa leve incomodidad no será nada frente a la recompensa que todos tendremos en el fundamental tema ambiental.

Foto: Andina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog