viernes, 8 de diciembre de 2017

Nuestras Minas Más Grandes

El Perú es, como sabemos, una gran potencia minera mundial, pues produce volúmenes considerables de varios de los metales más importantes y de mayor valor comercial.

Para conocer el origen de esa riqueza, valgámonos de este interesante mapa publicado en el Anuario Minero 2016 del Ministerio de Energía y Minas y veamos cuáles son sus principales minas y dónde se ubican.

Comencemos por el cobre, metal que genera la mayor cantidad de divisas para nuestro país. La mina más grande es Cerro Verde, situada en el departamento de Arequipa. Le siguen Las Bambas en Apurímac y Antamina en Áncash. Otras importantes son Toromocho en Junín, Cuajone en Moquegua, Toquepala en Tacna, Antapaccay y Constancia en Cusco y Cobriza en Huancavelica.

En materia de oro (el segundo metal más importante en cuanto a divisas), la principal mina es Chaupiloma en Cajamarca, seguida de Alto Chicama en La Libertad, donde también resaltan Parcoy, Retamas, La Arena y La Zanja. Asimismo destacan Tantahuatay en Cajamarca, Antapaccay en Cusco, Pierina en Áncash e Inmaculada en Ayacucho.

Los metales como el plomo, el zinc y la plata suelen hallarse en minas polimetálicas, generalmente en la sierra central. Por eso destacan Cerro de Pasco y Milpo en Pasco, Raura en Huánuco, Uchuchaccua, Iscaycruz y Yauricocha en Lima, y Andaychagua en Junín.

Otros metales, en cambio, se extraen prácticamente de un solo lugar. Es el caso del hierro, que se obtiene en su totalidad de la mina de Marcona en Ica, y del estaño, obtenido exclusivamente de la mina San Rafael, en Puno, en un nivel tal que sitúa a nuestro país entre los principales productores mundiales.

Y el Perú también destaca nítidamente en la producción de un mineral no metálico, como lo es la roca fosfórica. Este producto, fundamental para producir los mejores fertilizantes, se extrae del enorme y muy rico yacimiento de Bayóvar, ubicado en el norteño departamento de Piura.

Todas esas minas, bien desperdigadas como están en múltiples zonas del país, aparte de generar ingentes devisas, contribuyen con el proceso descentralizador, al propiciar la construcción de carreteras, líneas férreas, centrales eléctricas y líneas de transmisión, que además de permitir su explotación, favorecen a las poblaciones aledañas. Asimismo, generan cuantiosos recursos para dichas zonas, en la forma del canon minero y las regalías que perciben por la explotación de sus recursos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog